Violencia contra las mujeres. Reflexión en clave educativa

Miembro de la Red Feminista de Organizaciones contra la Violencia de Género
y responsable del Programa de Violencia de Fundación Mujeres plantea los
retos que para el profesorado tendrá esta nueva ley, recordando el problema de
fondo: el sexismo que el sistema debe empezar a cuestionarse. La coeducación,
opina Álvarez, es fundamental.


Cuando las organizaciones de mujeres hablamos de prevención de la violencia
contra las mujeres lo hacemos partiendo de un marco conceptual que explica el
origen y los factores clave que permiten y fomentan estas actitudes delictivas
hacia las mujeres.
Y sabemos que el sexismo juega un papel determinante ya que es
precisamente el sexismo una discriminación que atenta contra la integridad de
las personas de uno u otro sexo biológico al imponer y asignar determinados
modelos.

En las intervenciones y estrategias para frenar la violencia de género hasta el
momento no se han puesto en marcha medidas sostenidas de largo alcance
que actúen sobre el conjunto de la población y contra la variable que la
etiología de la violencia identifica como el principal factor de riesgo: el sexismo.

El sexismo, potenciador de la violencia

Ya sabemos que las manifestaciones sexistas, presentes en los seres
humanos (pensamientos, conductas, actitudes) se fundamentan en un
porcentaje significativo en el sistema de creencias de las personas.
Y las creencias, los pensamientos, la conceptualización se aprenden a lo largo
del proceso de socialización de los seres humanos y en ese proceso, la
escuela se presenta como uno de los tres pilares esenciales.
Un sistema educativo que sustente supuestos sexistas potenciará la aparición
de comportamientos discriminatorios por razón de género en las relaciones
sociales del sujeto y apuntalará el desequilibrio necesario para generar
vulnerabilidad de las mujeres a la violencia.

A modo de resumen podríamos decir que el sistema de creencias es el factor
clave que explica la aparición de manifestaciones deterministas para ambos
géneros. Ese determinismo es la herramienta de discriminación que permite y
legitima la utilización de violencias contra las mujeres, por eso la escuela,
debe dejar de dar aliento a esa concepción del mundo que determina la
vida en función del sexo.

Violencia contra las mujeres. Reflexión en clave educativa - 25.7 KB

Violencia contra las mujeres. Reflexión en clave educativa


Por Angeles Alvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *