Una pirámide sobre ejercicio físico indica qué actividad han de hacer las niñas y niños

Se acaba de presentar una herramienta gráfica que ayude, al igual que ocurre con la alimentación, a que los padres y madres logren erradicar el sedentarismo infantil.


Esta semana se ha celebrado en Barcelona el Congreso Infantil de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). A lo largo de estas jornadas se ha puesto de manifiesto, una vez más, que la obesidad de nuestros pequeños es un problema de salud de primer orden y que atajarlo pasa por los dos mismos pilares aplicables a la población adulta: dieta y actividad física. Por un lado, es necesario recuperar los patrones nutricionales mediterráneos, mejorar notablemente la dieta de las niñas y niños, introducir cambios en los menús escolares para hacerlos más equilibrados (un informe publicado por la OCU esta misma semana ha vuelto a denunciar las carencias de los centros educativos españoles en este sentido) y, en general, hacer un esfuerzo conjunto porque nuestros pequeños coman mejor y adquieran unas costumbres dietéticas que les sean ventajosas para el resto de su vida.

Piramide de la actividad física para niñas y niños - 1 MB

Piramide de la actividad física para niñas y niños

Sin embargo, una de las novedades más interesantes que se ha presentado en esta reunión ha sido la de la pirámide de la actividad física para niños (ver gráfico), cuyas claves resumió Javier Aranceta, secretario de la SENC. Este especialista insiste en que «tratar la obesidad es extremadamente difícil y por eso hay que poner énfasis en la prevención».

ACTUACIÓN INTEGRAL

Aranceta recordó que la actividad física es el único medio para contrarrestar los factores que predisponen a que los kilos se vayan acumulando en la balanza de los más pequeños de la casa (herencia, peso al nacer, lactancia materna, susceptibilidad genética…) y acaben derivando en un problema de exceso de peso.

Sin embargo, la cruda realidad indica que los menores hace cada vez menos deporte en los colegios y que las actividades de ocio preferidas no les requieren demasiado movimiento (videojuegos, películas, televisión, ordenador…).

Por todos estos motivos, los expertos recomiendan invertir esta tendencia siguiendo las recomendaciones de la pirámide, una excelente manera de orientar a los padres acerca de qué actividades son las más adecuadas para sus vástagos y con qué frecuencia es conveniente llevarlas a cabo.

De esta manera, las actividades que figuran en la base de la pirámide han de hacerse diariamente, tanto por parte de los hijos como de los padres, que deben ’predicar con el ejemplo’ si quieren que sus hijos se muevan más.

El siguiente escalón está ocupado por deportes de cierta intensidad (los que hacen sudar y provocan la falta de aliento). Para que sean eficaces deben practicarse con continuidad en el tiempo y en sesiones de una duración mínima de 20 minutos.

Por su parte, en el tercer lugar de este escalafón se sitúan las actividades encaminadas a potenciar el ocio saludable, la flexibilidad y la fuerza. es suficiente con llevarlas a cado dos o tres veces semanales. Es vital promover el ejercicio tanto en casa como en el colegio, lugar que ha demostrado ser un excelente canalizador para todo tipo de estrategias preventivas dirigidas a los críos.

Naturalmente, las iniciativas encaminadas a promover el ejercicio físico tienen que complementarse con otros cambios en los comedores, en los productos que se venden en las cafeterías de los centros o en las máquinas expendedoras de alimentos (en algunos centros se ha dejado de proporcionar refrescos y se han sustituido por alternativas más saludables, como piezas de fruta fresca o bebidas más sanas).

Finalmente, se recordó que para que una estrategia de este tipo tenga éxito es vital que se produzcan cambios efectivos en el entorno que faciliten el acceso a actividades deportivas. Por ejemplo, en Austria se ha puesto en marcha una experiencia piloto basada en abaratar los costes de los polideportivos y gimnasios con la idea de que el coste económico no sea un obstáculo para no moverse.

Un estudio expresa en cifras el sedentarismo infantil

En el seno del congreso celebrado en Barcelona se ha presentado una especie de continuación del estudio enKid (el más ambicioso realizado hasta ahora en nuestro país sobre obesidad, nutrición y actividad física infantil) con datos específicos sobre este tema. El trabajo, liderado por Lluís Serra Majem, presidente de la SENC dibuja un claro retrato acerca del ’perfil’ ’deportivo’ de los niños y adolescentes españoles y pone de relieve las asignaturas que aún quedan pendientes en este sentido. De esta manera, Andalucía y Canarias son las comunidades más sedentarias, cifra que coincide con la mayor tasa de obesidad infantil. Asimismo, las zonas rurales y las menos favorecidas económicamente son las que tienen que poner más empeño en que sus pequeños lleven a cabo más ejercicio. Finalmente, cabe destacar que apenas la mitad de los niños de entre seis y 18 años cumple las recomendaciones diarias sobre actividad física (las chicas en menor proporción que los varones) y que el 60% pasa más de dos horas diarias realizando tareas sedentarias.

Fuente: El Mundo


Por Alejandra Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *