Teletecnologías, espacios de interacción y valores

Javier Echeverría, Instituto de Filosofía, CSIC

1.- Una definición de técnica y de tecnología.

En su obra Tecnología: un enfoque filosófico (1989), y luego en artículos ulteriores, Miguel Angel Quintanilla propuso unas definiciones de entidades tan complejas y difíciles de caracterizar como la técnica y la tecnología. Sus ideas merecen una consideración detallada, a pesar de que, como toda propuesta conceptual, puedan ser criticables desde diversos puntos de vista. Si nos dedicamos a los estudios CTS desde un punto de vista filosófico, conviene elucidar los conceptos que vayamos a utilizar. A lo largo del siglo XX se ha intentado definir la ciencia y distinguirla de la tecnología, sin que se haya llegado a un acuerdo suficientemente amplio. Sin embargo, esos esfuerzos han permitido descubrir numerosos problemas que hubieran quedado ocultos sin esas tentativas de análisis conceptual. El uso común de las palabras puede hacernos creer que sabemos qué es la ciencia (o la técnica, o la sociedad) porque hablamos de ella y conseguimos comunicarnos y hacernos entender. Mas el análisis conceptual, en este caso por la vía de las definiciones, permite descubrir matices y dificultades que suelen quedar ocultas en el uso corriente de esos vocablos. Por eso es bueno partir de una definición, aunque sea mejorable, en lugar de presuponer que sabemos de qué hablamos por el solo hecho de que nos entendemos al hablar.

En este artículo partiré de las definiciones propuestas por Quintanilla para las nociones de ‘técnica’ y ‘tecnología’. Mi propósito es aplicarlas a las tecnologías telemáticas que tan enorme incidencia social están teniendo a finales del siglo XX. Precisamente por disponer de una definición precisa podremos indagar si sus definiciones son adecuadas o no para la clase de tecnologías que aquí nos interesan. Como veremos, hay dos puntos importantes en los que esas definiciones han de ser corregidas, si queremos aplicarlas a las teletecnologías.

…..

Por Javier Echeverría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *