Save the Children lanza una página web y un informe sobre esclavitud infantil

Save the Children ha hecho público el informe Rompamos las cadenas de la esclavitud infantil donde señala que de los 218 millones de niñas y niños, de entre cinco y diecisiete años, que trabajan actualmente en el mundo, 126 lo hacen en condiciones peligrosas y 8,5 como esclavos. Éstos últimos están atrapados en trabajos ilegales, degradantes y peligrosos que destruyen su infancia.

En el informe, Save the Children describe las ocho peores formas de explotación infantil y el impacto directo que tienen sobre las vidas de los niños y niñas:

* Trata infantil: Un crimen de bajo riesgo y altos beneficios que mueve anualmente 23.500 millones de Euros y afecta cada año a 1,2 millones de niños y bebés.

* Explotación sexual con fines comerciales: 1,8 millones de menores son víctimas de este lucrativo negocio promovido por el turismo sexual.

* Trabajo infantil forzoso por endeudamiento: Millones de niños en el mundo trabajan para pagar a usureros las deudas de sus familias. Sólo en India hay 15 millones.

* Trabajo forzoso en la mina: Un millón de menores trabajan en minas y canteras de oro, diamantes, etc. En África occidental, 200.000, más de un tercio del total de la mano de obra.

* Trabajo forzoso en la agricultura: Millones de niños y niñas menores de 15 años, algunos en régimen de esclavitud, se exponen largas jornadas a pesticidas y maquinaria peligrosa.

* Niños soldados/combatientes: 300.000 niños y niñas menores de 15 años están relacionados de algún modo con las fuerzas armadas, la gran mayoría sufre abusos sexuales, algunos desde los 7 años.

* Matrimonio infantil forzoso: 14 millones de niñas adolescentes dan a luz cada año y 100 millones de niñas contraerán matrimonio antes de cumplir los 18 durante la próxima década, la gran mayoría de ellas por obligación.

* Esclavitud doméstica: Los menores esclavos domésticos, en su mayoría niñas, sufren castigos extremos como golpes con planchas ardiendo, flagelaciones y quemaduras con agua hirviendo en sus cuerpos.


El Movimiento de Niños y Adolescentes Trabajadores

Juan Aladino Valdiviezo, representante del Movimiento de Niños y Adolescentes Trabajadores, NATS, (una organización con 30 años de historia y más de 14.000 miembros sólo en Perú, formada únicamente por niños y niñas trabajadores que, una vez cumplidos los 18 años, dejan la organización para, en caso de ser elegidos, ser colaboradores), afirmó en el acto organizado por Save the Children que “trabajar no es ni un castigo ni un destino fatal sino una herramienta digna para salir adelante. Hay que luchar contra la explotación, no contra el trabajo infantil ya que, sin él, la mayoría de menores del sur no podríamos vestirnos, comer, ir a la escuela o jugar”.

Juan Aladino Valdiviezo, comenzó a trabajar a los 7 años en Perú, vendiendo artículos de limpieza, cargando maletas, lustrando botas, como ayudante de cocina, o en la artesanía. Es un activo defensor del Movimiento NATS “nuestro objetivo es mejorar las condiciones de estos niños, luchando contra la explotación, contribuyendo al acceso o continuidad en la escuela y a tener tiempo de ocio”, y lamentó las posturas abolicionistas que “sólo persiguen mostrar una parte de la realidad”

El trabajo de Save the Children

Save the Children trabaja por la promoción y defensa de los derechos de la infancia en le marco de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. “El trabajo infantil aglutina una variedad multiforme que no admite respuestas unívocas, ni la prohibición total ni la legalización total.”, advierte Pepa Horno, experta de la organización en trabajo infantil, “Por un lado les sirve para garantizar su supervivencia, inviable de otro modo, por otro lado puede producir la muerte o ponerles en riesgo de sufrir maltrato físico y psicológico”. Los aspectos más importantes que hay que tener en cuenta, según Save the Children, son las condiciones laborales, la seguridad, la higiene, los horarios de trabajo, que se garantice que no sean maltratados y que puedan combinar el trabajo con el estudio.

De este modo, Save the Children lleva a cabo programas para erradicar la esclavitud infantil (explotación sexual infantil, trata de menores, utilización de niños soldados; etc.) y para apoyar a los Movimientos de NATs, dando voz a los niños trabajadores.

Las recomendaciones que propone Save the Children para acabar con esclavitud infantil son:

· Políticas globales de reducción pobreza.

· Aplicación de la legislación internacional contra la trata de menores.

· Aumento de recursos económicos.

· Programas de rehabilitación y reintegración de víctimas.

· Campañas de educación pública.

· Educación accesible, flexible y económica.

· Acceso amplio a formas de crédito locales.

· Declarar ilegal en todos los países el matrimonio infantil forzoso.

· Informar y tomar en cuenta a los niños y niñas en la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *