Proyecto de Video para la Infancia de Kenia

La meta última del proyecto Children’s Video Project es mejorar la comunicación de los niños y niñas con su entorno inmediato (padres y madres, profesorado, líderes,) y con el ambiente en el que crecen.

En el proyecto, los niños y niñas producen programas en video acerca de aspectos que les afectan en su hogar, en la escuela, y en la comunidad. El proyecto busca darles voz dentro de la comunidad, a través del trabajo con ellos como participantes en el proceso de desarrollo, partiendo de que las perspectivas de los niños y niñas son diferentes a las de los adultos.

Cuenta con talleres de consulta en los expresan sus opiniones, esperanzas y deseos. Allí se discuten los temas planteados por ellos y la forma en que afectan su crecimiento y desarrollo. Estos temas incluyen la falta de inodoros, los niños sin hogar, las enfermedades, el VIH/SIDA, la discriminación de género, la desnutrición, el abuso verbal y físico, la polución ambiental y el consumo de alcohol dentro de las familias. Esta participación empodera a los niños, y los videos resultantes son utilizados en la educación de otros niños y niñas de su misma edad.

Como resultado de este proyecto, los pequeños produjeron en video un dramatizado sobre VIH/SIDA y sobre la forma en que los está afectando. Este video se ha convertido en un útil instrumento para crear conciencia entre los niños acerca del SIDA y la infancia, ya que la audiencia se identifica con los temas presentados por sus pares. La grabación se ha presentado no solo en los talleres sobre derechos de la infancia, sino durante las celebraciones del Día de los Derechos de la Infancia. Los videos han sido emitidos en canales de TV gubernamentales y privados.

Los aspectos clave del proyecto son:

* Utilizar el video como un medio para comunicarse con los niños.

* Convertir el proceso de producción en una metodología útil para organizarse y producir videos con niños.

El empoderamiento de los niños y niñas participantes es -de acuerdo a los organizadores- uno de sus grandes logros del proyecto. Los niveles de empoderamiento fueron evaluados utilizando indicadores cualitativos, tales como incrementos en los niveles de confianza y autoestima, la capacidad de expresarse y hablar sobre ciertos temas, la posibilidad de trabajar en la industria de los medios, hacer cambios personales positivos, y formular una definición clara de los papeles de las personas involucradas y de sus responsabilidades.

El organizador del proyecto, Plan Kenya, reconoce que aunque los niños y niñas están en el centro de sus programas, fácilmente “podrían ser no escuchados en un mundo adulto”. El proyecto encuentra su justificación y su necesidad en tres amplios posiciones dentro de los círculos contemporáneos del desarrollo, que cuestionan la baja participación de los niños y niñas en la toma de decisiones en el hogar, la escuela y la comunidad.

Los organizadores creen que quienes participan pueden hacer importantes aportes acerca de los temas que los afectan, y por lo tanto se debería darles la capacidad y la posibilidad de expresar libremente sus alegrías, preocupaciones, esperanzas y temores. “El proyecto de video le da a los niños la posibilidad de comunicar sus problemas y alegrías a otros niños, padres, y a la comunidad en que viven, a los trabajadores del desarrollo, y a los forjadores de las políticas a nivel nacional e internacional.”

Fuente: Son de Tambora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *