Programa de Educación Afectivo-Sexual

La Educación Afectiva y Sexual representa
un aspecto de gran importancia en la
formación integral de niños y niñas, porque
más allá del conocimiento puramente biológico
explica procesos trascendentales
como la construcción de la identidad de
género o las relaciones afectivas en el ámbito
de nuestra cultura.

La Educación Sexual es hoy una
demanda social, basada en el derecho de
los niños, niñas y adolescentes a ser informados
sobre este tema. Esta información
debe ser rigurosa, objetiva y completa a
nivel biológico, psíquico y social, entendiendo
la sexualidad como comunicación humana
y fuente de salud, placer y afectividad.

En este sentido es imposible separar sexualidad
y afectividad.
Si pretendemos construir una sociedad
en la que hombres y mujeres podamos convivir
en igualdad y sin discriminaciones, es
imprescindible proporcionar al alumnado
una educación afectiva y sexual de calidad,
pues la ausencia de ésta no sólo influirá en
posibles disfunciones sexuales sino que
también impedirá transformar las bases
sociales para favorecer la construcción de
una sociedad más democrática. No podemos
olvidar que si bien la sexualidad humana
está íntimamente ligada a lo privado, también
está regulada social y culturalmente.

El conocimiento sexual nos ayuda a
crecer como personas. Aprender a ser felices
es un reto permanente del ser humano,
y la educación sexual contribuye, de una
manera importante, a lograr esa felicidad,
dando respuesta a las necesidades de
aprendizaje vividas activamente por el
alumnado.

Si por el contrario nos limitamos a
hacer una educación sexual centrada en lo
exclusivamente biológico estaremos negando
la posibilidad de construir una personalidad
sana y de modificar aquellas ideas
Educación Afectivo-Sexual en la Educación Infantil
que, en muchos casos, están cargadas de
prejuicios e impregnadas de estereotipos
sexistas. No olvidemos que en todo
momento, de una u otra manera, estamos
haciendo educación sexual, ya que cada
manera de entender la educación tiene en
todo momento como referente un modelo
de sexualidad.

De esta manera en los diferentes
Decretos de Enseñanza para Andalucía se
recoge la inclusión en el currículo de la Educación
Afectiva y Sexual. Esta inclusión ha
de llevarse a cabo de forma transversal y
por ello así se ha establecido en las órdenes
por las que se dan orientaciones para la
secuenciación de contenidos y la elaboración
de Proyectos de Centro.


-  Nuestro cuerpo

-  Nuestro origen

-  Nos relacionamos

-  El juego y el juguete

-  Las personas trabajan

-  Guía para el profesorado


Junta de Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *