Ordenadores, Internet y educación ¿qué hay de nuevo? (reflexiones)

1. Introducción (con un poco de escepticismo)

No hay duda de que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se están convirtiendo hoy en día en un arma / herramienta de progreso y de competencia social y profesional, o al menos así están siendo vendidas. Frente a un sin fin de problemas sociales sin resolver, estar conectado a algo o a alguien continuamente y de forma casi inmediata se ha convertido en el paradigma de la sociedad del bienestar. La imagen de progreso y de modernidad va teñida de comunicación. El móvil y el ordenador conectado a la red forman el kit de supervivencia del hombre y la mujer de hoy.

De la era de la televisión en la que se vendía el acceso a otras realidades, la sensación del estar allí, de haber sido testigo del acontecimiento, se ha pasado a la era de ser tú quien controla la necesidad de información, de ser el propio individuo el que marca las rutas del conocimiento y del ocio en el que desea invertir su tiempo, sin apenas intermediarios, de forma rápida y barata. Internet permite no sólo acceder a la información a través de una enorme variedad de formatos y discursos, sino contribuir a ampliarla. Ofrece la posibilidad de no ser un espectador o espectadora “pasiva” de esa gran ventana del mundo, sino de interaccionar en ella de múltiples maneras y de convertirse a su vez en objeto o sujeto de información y comunicación. Es esta especie de democratización de la información, lo que genera en el usuario y usuaria una sensación de control y de independencia. La seducción se completa con la potencialidad del medio para establecer relaciones con otras personas, de crear vínculos profesionales y/o de amistad, de confrontar experiencias, debatir ideas, de crear un entramado virtual de relaciones humanas.

Cada cual encuentra en las TIC lo que busca: información, interacción, relación, ocio… pero, en todo caso, casi parece imposible quedarse aislado. Cualquiera que sea nuestra habilidad, capacidad o nivel de estudios queda mejorada si va acompañada del manejo informático y la conexión a la red. Ahora eres tú quien puede controlar la información, tú quien decides, evitando intermediarios, tener el control. Pero ¿seguro que es así de verdad y así de simple?

Las nuevas tecnologías de la información son un hecho imparable y que reporta importantes y variados beneficios a quienes las utilizan. Sin embargo, tienen efectos secundarios perniciosos sobre nuestro sistema social. Entre ellos, el aumentar más las distancias económicas y culturales entre los sectores integrados en el desarrollo tecnológico y la población excluida de dicho desarrollo. Es por ello que no debemos excluirlas de nuestra aula. Sin embargo, su desconocimiento hace que seamos reticentes a la hora de usarlas (si recordáis, lo mismo nos sucedía hace unos años con el uso de vídeos, cámaras…).

*

Hasta hace poco, la escuela, en su obligación de dar respuesta a las demandas de la sociedad y de formar individuos críticos y autónomos, veía la necesidad de alfabetizar a los y las estudiantes en el lenguaje audiovisual y en especial en el televisivo. Como un instrumento potente de conformación de la realidad y de penetración cultural, la escuela debía intentar formar telespectadores responsables y críticos. A pesar de las duras críticas a este medio, por los valores que trasmitía, por las muchas interferencias negativas que producía en el ámbito educativo y a pesar de ser un medio consumido por todos y todas, del que se han hecho estadísticas incontables sobre las horas que un niño o niña pasan frente a la televisión, número de escenas violentas, síndromes que provocan, etc., la alfabetización se ha abandonado quedándose relegada a un discurso moral sobre los perjuicios de la televisión.

Ahora les toca el turno a los medios informáticos. Impregnados de un toque intelectual y científico, este medio goza del apoyo de todos los sectores de la sociedad. No se trata de formar ciudadanos y ciudadanas críticas sino competentes y competitivos socialmente. La sociedad exige expertos y expertas en el manejo de la información a través de las nuevas tecnologías, a la vez que va ampliando su mercado de consumo a partir de esta necesidad generada en la población. El dominio del inglés y de la informática es considerado como herramientas de éxito profesional y laboral y, por tanto, social. Ambos elementos actúan como factores de selección a la hora de acceder a un puesto de trabajo. Son cada vez más las ofertas laborales en las que se exigen junto con el graduado escolar un conocimiento rudimentario de inglés y de algún programa informático.

Sin negar las posibilidades y beneficios que ofrece un soporte tan potente y versátil en los distintos campos de conocimiento, tanto a nivel de acceso, manejo y procesamiento de información como de comunicación, ¿qué tiene este medio que se ha convertido en cruzada para las autoridades educativas?. De pronto, la alfabetización del alumnado, pasando previamente por el profesorado, en los TIC es objetivo prioritario para la administración y el gobierno. Calidad de enseñanza significa ordenador conectado a Internet en todas y cada una de las escuelas y escuelitas. ¿Realmente hay una apuesta fuerte por las TIC en la educación, o más bien se va muy por detrás de lo que alcanzan por su cuenta los grupos sociales más favorecidos? ¿Existe una reorientación del trabajo escolar que aproveche a fondo las potencialidades de las TIC? ¿Son las TIC una panacea?

*

Creemos que es necesario reflexionar desde los puntos de vista social y educativo de forma simultánea, con la igualdad social y la diversidad personal y cultural como preocupaciones-eje. En lo pedagógico, hemos de considerar el uso de las TIC dentro de nuestra búsqueda de un aprendizaje con sentido personal y social. Este documento (aunque incompleto), pretende contribuir a ello

Un mundo apropiado para los niños y las niñas. Versión amigable para niños y niñas - 613.8 KB
Acceso al texto completo

Grupo de trabajo “Tecnologías de la información y comunicación” de Concejo Educativo. Palencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *