Objetivos del Milenio: pasos “significativos” pero insuficientes

Fuente: Canal Solidario

De los quince años de margen que los jefes de Estado y de Gobierno se propusieron para reducir la pobreza en todo el mundo ya ha pasado la mitad del tiempo fijado. 2015 es el año acordado para alcanzar los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio y, ahora que se ha llegado a la mitad de camino, se puede hablar de “progreso” pero también de “incertidumbre” sobre si los propósitos se cumplirán o no.

La afirmación la hace un informe presentado por Naciones Unidas sobre el progreso de los Objetivos del Milenio y que refleja datos de más de veinte organizaciones de dentro y fuera de la ONU.

¿Cuáles son los Objetivos del Milenio?

1. Erradicar la pobreza extrema y el hambre
2. Educación primaria universal
3. Promover la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres
4. Reducir la mortalidad infantil
5. Mejorar la salud materna
6. Combatir el sida, el paludismo y otras enfermedades
7. Garantizar la sostenibilidad ambiental
8. Fomentar una asociación mundial para el desarrollo

Según el documento, desde el impulso de los Objetivos del Milenio en el año 2000 ha habido un “claro progreso” en la lucha contra la pobreza y se ha “ganado terreno” en muchos lugares del planeta. Naciones Unidas se muestra optimista y señala que el éxito “todavía es posible en la mayor parte del mundo”. En los últimos siete años ha bajado el número de personas que vive en la extrema pobreza y en regiones como África subsahariana el índice de pobreza ha descendido casi seis puntos porcentuales desde el año 2000.

Entre las “señales de progreso” destaca también el aumento del número de menores que asisten a la escuela en países en desarrollo, el “lento” incremento de la participación política de las mujeres y el descenso de la mortalidad infantil.

Más AOD para un éxito seguro

Pero a estas muestras de avance se contraponen otras cifras y realidades que reflejan el duro trabajo que habrá que hacer en los próximos siete años para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Desde el año 2000 y hasta la actualidad, la pobreza se ha duplicado en el occidente asiático y la brecha de pobreza en África continua siendo la más alta del mundo. “Más de medio millón de mujeres mueren anualmente por complicaciones del embarazo y el parto que son prevenibles y tratables; ha habido muy poco progreso en la reducción a la mitad de la proporción de niños con falta de peso; y las muertes por el VIH/Sida en todo el mundo aumentaron de 2,2 millones en 2001 a 2,9 millones el año pasado”, indica el informe de la ONU.

La distribución desigual de la riqueza y la inseguridad y la inestabilidad que causan los conflictos armados y realidades como el VIH/Sida son algunas de las razones del fracaso de la lucha contra la pobreza. Y a eso se añade la falta de voluntad política de la comunidad internacional, la deuda externa y una apertura de mercados a nivel internacional “que no necesariamente beneficia a los países en desarrollo”.

Para cumplir los Objetivos del Milenio, dice la ONU, debería aumentar la Ayuda Oficial al Desarrollo, pero la realidad es bien distinta. Entre 2005 y 2006, esta ayuda se redujo un 5,1% en términos reales y en estos momentos sólo cinco países donantes han alcanzado o superado la meta de la ONU de asignar el 0,7% de su Producto Interior Bruto a ayuda al desarrollo, según el informe.

“Existe una clara necesidad de que los líderes políticos tomen acciones urgentes y concertadas”, afirma el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que advierte que “la falta de cualquier aumento significativo en AODF desde el año 2004 hace imposible, incluso para países bien gobernados, cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. “El mundo no quiere nuevas promesas”, se trata de cumplir las que ya están hechas, añade Ban Ki-moon.

El papel de España

En la presentación del informe de la ONU sobre los Objetivos del Milenio estuvo presente el secretario general de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), Juan Pablo de Laiglesia, que explicó que el texto muestra un “optimismo con preocupación”.

Laiglesia destacó la implicación del Gobierno español en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio y, como ejemplo, puso la participación de España en la Iniciativa contra el Hambre y la Pobreza, así como la búsqueda de mecanismos para que las remesas de la población inmigrada sea “un importante factor de desarrollo”.

Según el secretario general de la AECI, la Ayuda Oficial al Desarrollo ha pasado del 0,25% en 2004 al 0,42% en 2007, y alcanzará el 0,7% “en la próxima legislatura”. “Se ha forjado un consenso entre los actores implicados” que ha permitido que la política de cooperación se haya convertido en una “política de Estado”, destaca Juan Pablo de Laiglesia, que habló de la necesidad de una cooperación de calidad y con “coherencia en las políticas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *