Lograr la enseñanza primaria universal es de justicia

“ LA EDUCACIÓN ES EL ARMA MÁS PODEROSA QUE PUEDE USARSE PARA CAMBIAR EL MUNDO” Nelson Mandela.

En 1948, la Declaración de Derechos Humanos reconoció el derecho a la Educación, proclamando que la instrucción elemental debía ser gratuita y obligatoria. Actualmente 60 millones de niñas no reciben educación, 45 millones de niños no reciben educación, 800 millones de adultos son analfabetos.

Aunque en buena parte del mundo ha aumentado la tasa de escolarización en primaria y secundaria de niñas y niños, deben redoblarse los esfuerzos si se quiere alcanzar el objetivo de una plena escolarización universal.
La baja matriculación y sobre todo el abandono temprano escolar están muy relacionados con la pobreza. Su erradicación depende en buena medida de conseguir una educación básica para todos y de aumentar más los esfuerzos en la escolarización de las niñas, que tienen mayor índice de exclusión y de abandono en los estudios. En muchas regiones del mundo siguen existiendo diferencias entre sexos. En muchas culturas persisten actitudes tradicionales que hacen que los padres no se sientan motivados a enviar a sus hijas a la escuela.

En el foro mundial sobre Educación celebrado en el año 2000 en Dakar, más de 160 países se comprometieron a lograr para el año 2015 los siguientes objetivos: Conseguir el acceso a la atención y educación de la primera infancia, universalizar la enseñanza primaria, ofrecer más posibilidades de aprendizaje a los jóvenes y adultos, reducir a la mitad la tasa de analfabetos, lograr la igualdad entre los sexos en la educación y mejorar la calidad de la educación en todos los aspectos.
Los principales obstáculos para lograr la escolarización universal son:

-  El trabajo infantil, en estado de servidumbre o esclavitud, en condiciones que no les permiten ir a la escuela ni tiempo para el juego. Muchas multinacionales están implicadas en el trabajo y explotación infantil, se calcula que son unos 247 millones de niños y niñas entre 5 y 17 años.

-  Las guerras y los desplazamientos son un factor de explotación de los más débiles: los niños y las niñas. Suponen además un desmembramiento familiar y una paralización de cualquier proceso educativo.

-  La falta de presupuesto de los estados empobrecidos dificulta contratar profesorado en condiciones dignas y contar con infraestructuras.

-  Los niños y niñas son víctimas directas de las situaciones de pobreza, muy afectados directamente por las pandemias (SIDA, malaria…) y por las situaciones dramáticas de falta de agua y alimentos. Evidentemente, cuando falta lo básico, la educación se considera un lujo.

La educación es un derecho fundamental para todas las personas, mujeres, hombres de todas las edades y en todo el mundo.

Un sistema democrático tampoco se puede consolidar con un porcentaje importante de la población analfabeta y que, por tanto, no puede ejercitar sus derechos. Creemos que la educación basada en los valores éticos universales es una de las mayores garantías para la convivencia democrática, la defensa de la libertad, la igualdad, la participación y el respeto a la diversidad, que nos enseñe a sentir y a defender el destino de cada pueblo como propio.
La educación permite desarrollar nuestras plenas capacidades, vivir y trabajar en dignidad, tomar decisiones y mejorar la calidad de nuestras vidas.

Para conseguir la enseña básica universal como estandarte de justicia, igualdad y desarrollo de los pueblos, según figura en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, solicitamos a los partidos políticos, sobre todo a los que gobiernan, que firmen el Pacto Regional y los pactos locales contra la Pobreza.

“SIN EDUCACIÓN NO PODEMOS VER MÁS ALLÁ DE NOSOTROS MISMOS Y NUESTRO ESTRECHO ENTORNO Y COMPRENDER LA REALIDAD DE LA INTERDEPENDENCIA MUNDIAL. SIN EDUCACIÓN, NO PODEMOS COMPRENDER COMO LAS PERSONAS DE OTRAS RAZAS Y RELIGIONES COMPARTEN NUESTROS MISMOS SUEÑOS Y ESPERANZAS. SIN EDUCACIÓN NO PODEMOS RECONOCER LA UNIVERSALIDAD DE LOS OBJETIVOS Y LAS ASPIRACIONES HUMANAS.” Kofi Annan. Ex Secretario de las Naciones Unidas

Por UGT – CASTILLA LA MANCHA, (miembro de la Alianza Regional contra la Pobreza)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *