Las series de televisión desde la perspectiva de la educación sexual y de género

Col·lectiu Baubo

Rosa Sanchis
IES Isabel de Villena de València

Enric Senabre
IES Escultor Badia de Foios

Il·lustracions
Anna Ruiz


A pesar de que los estudios sobre las audiencias televisivas anuncian una desbandad de la juventud hacia otras pantallas (móvil, ordenador, dvd… ) no deja de ser cierto que, mientras se produce esta huida, el presente es la televisión. Los adolescentes que tenemos en el aula ven la televisión y ven sobre todo series de ficción (seguidas de deportes, música, humor…) a las cuales se enganchan con una fidelidad que ya quisiéramos muchos educadores para nuestras clases (y los curas para sus misas). Los Serrano, Aquí no hay quien viva, Ana y los siete, Mis adorables vecinos, Aída y… Pasión de gavilanes! Son las series más vistas por ellos y a las cuales dedican, según los estudios, unas 3 horas de sus días laborables.

Sabemos por otro lado que todas las sociedades regulan las relaciones afectivoseuxales de sus miembros y los adolescentes, a pesar de que les gusta manifestarse independientes y libres de las influencias externas, aprenden pronto donde, cuando y cómo enamorarse, cuales son los derechos deseables en la otra persona, los ritmos de seducción, las prácticas adecuadas, etc. La realidad es pues que no son muy transgresores en sus preferencias, más bien asumen en general las formas normativas, rechazan las desviaciones y se convierten, en mayor o menor medida, en seres socializados y socializadores de los otros, fundamentalmente de sus iguales.

De manera que, este proceso de socialización que antes estaba controlado por la familia, la iglesia, el vecindario, los iguales…, hoy ha dejado paso a la televisión, que se ha convertido en una instancia socializadora más. Nuestra propuesta parte de esta constatación y del convencimiento de que abandonar esta fuente de educación afectivosexual sería un desaprovechamiento de recursos imperdonable para la escuela. Al mismo tiempo, el hecho de encontrarnos ante una situación educativa informal, controlada por unos intereses básicamente económicos y políticos (las televisiones de hoy en día forman parte de grandes grupos mediáticos que relacionan intereses económicos e influencia política) convierten en una irresponsabilidad ignorar la televisión desde el ámbito académico. La ocultación, el desprecio y la negación a que sometemos la televisión desde la escuela se traduce en la práctica, en un aumento de influencia de la misma televisión, que tiene el campo libre para desarrollar todas sus estrategias de persuasión sin ninguna mediación crítica afectiva.

Por ello nosotros nos hemos planteado incorporar las series de más éxito entre los adolescentes a nuestra tarea educativa. Trabajar los estereotipos de género y los referentes a la sexualidad, aprovechar los nuevos modelos de convivencia que se asoman a través de la pantalla, reflexionar sobre las relaciones afectivas que sirven de hilo conductor de las historias, aprovechar los gustos o orientación sexual de un personaje. Todos estos son aspectos que ya tratábamos en las clases de educación afectivosexual, pero que ahora adquieren un atractivo añadido y una empatía reforzada con el alumnado. De esta manera pensamos que la escuela aumenta su grado de influencia educativa, y la televisión se ve integrada en un contexto educativo formal que le da sentido y orientación.

Las series de televisión

Unas cuantas consideraciones que es necesario realizar para tratar las series de televisión en el aula:

1. La serie debe ser muy conocida entre el alumnado con el objetivo de aprovechar el efecto motivador y el conocimiento más amplio que tienen de toda la serie y no sólo del capítulo que tratemos. Encontraremos que ellos se convierten en “expertos” del tema y que incluso el alumno menos participativo se convierte en tutor de los que desconocen esta serie.

2. Es necesario preparar previamente al alumnado para ver el capítulo, proporcionar un trabajo durante el visionado y tener preparadas algunas cuestiones para reflexionar posteriormente, además de un material complementario que ayude en el análisis de la serie. Hemos de pensar que necesitamos reelaborar unos preconceptos cargados de estereotipos, prejuicios e ideas prefabricadas, y para este trabajo deberemos poner en marcha todas las herramientas pedagógicas de las que disponemos: textos, role-playings, preguntas, escenificaciones, debates, etc.

3. Las preguntas deben adaptarse siempre al capítulo y a la serie en cuestión y ello implica un trabajo previo de visionado. No todos los capítulos de la serie sirven y las preguntas deben adaptarse a ellos si queremos que el debate posterior fructifique.

Para la educación sexual y de igualdad las series de televisión son un material imprescindible ya que casi todas se ocupan de este tema o es su línea argumental principal. “Los Serrano”, por ejemplo, es una guía moral del buen amante, un recuento de las principales causas de desengaños amorosos y un espejo de la sexualidad admitida y fomentada socialmente, con todas las carencias de este modelo, pero también con toda la transparencia de lo que está socialmente admitido. “Aquí no hay quien viva” muestra a la perfección diferentes modelos de convivencia, nuevos modelos de familia y personajes que no encajan en la sexualidad tradicional. “Ana y los siete” es el cuento de la Cenicienta adaptado al mundo moderno, con la incorporación en las historias complementarias de temas tradicionales de la educación afectivosexual adolescente, enfocados desde una perspectiva más conservadora (guerra de sexos, tratamiento diferenciado por sexos, noviazgo, expectativa de boda, hijos… ). “Pasión de gavilanes” ha arrasado este verano y además de manera intergeneracional sobre todo entre las chicas, y ha revivido el modelo romántico de hombre activo y comprensivo y de mujer moderna, pero cumplidora de sus deberes: buena amante, madre amante y físico agradable. Eso sí, le ha incorporado un referente erótico y sexual que puede ser interpretado como un elemento liberador de la tradicional sexualidad femenina (más afectiva, oculta, pasiva…), si bien toda esta sexualidad es vivida en un contexto de amor verdadero con un ideal romántico de hombre montado a caballo que deja las cosas como están y cada cual en su lugar.

Interpretar los elementos positivos, por pobres que sean, y profundizar los aspectos liberadores y de cambio de la concepción tradicional, utilizar el efecto encantador y de placer que la juventud asocia a estas series y establecer una visión crítica de aquellos aspectos que consideramos intolerables, pero siempre desde el respeto profundo a los gustos y opiniones del alumnado. Estos son los ejes sobre los cuales hemos basado nuestro trabajo educativo porque estamos convencidos de que la escuela ha de evolucionar al mismo ritmo que la sociedad adecuarse a los cambios, si no queremos que el saber popular televisivo, creador de nuevas formas de comunicación y de interpretación de la realidad, entre directamente en vena de las nuevas generaciones, sin filtros, sin reflexión.

Ilustraciones de Ana Ruiz extraídas del libro: Què tinc aci baix? Per entendre la sexualitat. Ed. Del Bullent. València 2005. De Rosa Sanchis i Enric Senabre.

Versión original publicada en: AulaMèdia:
http://www.aulamedia.org/06/baubo.html
Traducción al castellano: educacionenvalores.org


Por Rosa Sanchis y Enric Senabre. Colectiu Baubo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *