Laicismo y sistemas educativos en Europa [1]: ¿una Europa laica?

Antonio Gómez Movellán – EUROPA LAICA

Desde hace años las iglesias y sus lobbys están actuando sobre la sociedad internacional con el animo que las declaraciones o convenciones internacionales incluyan como derecho fundamental el denominado derecho a la libertad enseñanza y que este quede vinculado de una u otra forma al derecho denominado libertad religiosa; también esta idea de considerar la libertad de enseñanza religiosa como un derecho fundamental se ha introducido en alguna constitución. Esta concepción choca casi frontalmente con el principio constitucional de laicidad o laicismo estatal. De acuerdo a esta concepción, la denominada libertad religiosa derivaría del principio de la libertad de conciencia, como una expresión concreta de ésta. Además, la libertad de enseñanza no se derivaría de la libertad religiosa sino, en todo caso, del principio de la libertad de creación de empresas y las subvenciones a la enseñanza impartida en colegios confesionales derivaría no de la cualidad confesional de los colegios sino de las subvenciones estatales para la prestación de un servicio público universalizado. La idea de elevar a derecho fundamental la libertad de educación de centros confesionales es una idea alejada de la tradición político institucional del laicismo estatal, es más, es una idea contradictoria con el laicismo.

Sin embargo, la fortaleza de la enseñanza confesional, aunque está vinculada a las características de un marco legal más o menos laico, en ocasiones tiene que ver con la historia de la enseñanza en una formación social concreta y la importancia de las diferentes congregaciones religiosas en la asunción histórica de los servicios educativos.

Así, tenemos en Europa sociedades muy secularizadas -caso de Holanda- donde la enseñanza confesional tiene una importancia que sobrepasa incluso al servicio público educativo. También nos encontramos con sociedades no demasiados secularizadas -caso de Grecia- donde la enseñanza confesional no tiene apenas importancia. El caso de Francia es paradójico ya que mantiene un marco legal bastante laico y una sociedad bastante secularizada y sin embargo la enseñanza confesional es importante, lo que parece contradecir la denominada “excepción francesa”.

Veamos como está regulado estos asuntos en los principales países europeos en relación a cuatro asuntos: posibilidad de crear libremente centros escolares, existencia de una enseñanza religiosa en los colegios públicos, financiación de las escuelas privadas confesionales e importancia cuantitativa de la escolarización en los colegios privados.


En Alemania la enseñanza privada confesional no tiene una gran importancia numérica ya que puede representar un escaso 6%, aunque una parte importante de las escuelas públicas tienen la categoría de escuela confesional o ínter confesional. No obstante existe una legislación muy favorable para el desarrollo de la enseñanza confesional, sin embargo la creación de un establecimiento privado de enseñanza está vinculado a la idea de necesidades escolares. Existe una asignatura de religión cristiana en los centros públicos, de libre elección, y una asignatura alternativa de “ética” para el resto de alumnos. El derecho a recibir subvenciones de las escuelas privadas no está recogido en la Constitución no obstante se recoge en la legislación de los distintos Lander y existen diferencias notables en su tratamiento. Si la escuela es declarada de utilidad pública en ese caso puede solicitar subvenciones que normalmente se refieren a gastos de funcionamiento y parcialmente del personal enseñante.

En Austria el sistema es similar al alemán ya que existe una enseñanza gerenciada por las iglesias que tienen
categoría de corporación pública confesional y la enseñanza privada propiamente dicha-denominada alternativa,
que también recibe una subvención del Gobierno Federal. Esta enseñanza privada puede significar un 10% de la
población escolarizada en el segundo grado. Existe una asignatura de religión cristiana obligatoria para los niños y
jóvenes cristianos, pagada íntegramente por el Estado, no existe ninguna asignatura alternativa.

En Bélgica la posibilidad de crear establecimientos privados educativos esta recogido en el articulo 7 de la
Constitución. Existe un régimen de subvenciones muy generosas ya que se subvenciona prácticamente todos los
gastos de los establecimientos privados que se acojan al sistema subvencionado. La enseñanza privada
subvencionada puede alcanzar en el primer grado al 56% de los niños escolarizados y cerca del 67% en el segundo
grado. Existe una asignatura de religión confesional pagada por le Gobierno así como una asignatura de
humanismo laico, también pagada por le Estado.

En Dinamarca el principio de la libertad de enseñanza ya esta inscrito en la Constitución de 1849.
Aproximadamente un 10% de los escolares de primer grado están escolarizados en colegios privados confesionales y
un 16% del segundo grado. Los colegios privados están subvencionados generosamente y se refieren a los gastos del
profesorado y gastos corrientes y de infraestructuras. Existe una asignatura de religión confesional de libre
asistencia.

En España, el principio de libertad de enseñanza se inscribe en la constitución y en las leyes educativas. Los centros
privados concertados con el Estado reciben subvenciones de aproximadamente el 100% de los gastos escolares. El
38 % de los niños escolarizados en primer grado lo están en colegios privados subvencionados, la mayoría católicos
aproximadamente el 37% de los escolares de segundo grado. Existe una asignatura de religión católica de libre
elección sufragada por el Estado una asignatura “alternativa” también sufragada por el Estado.

En Finlandia existe la posibilidad de crear centros privados de enseñanza de acuerdo a las leyes, no obstante la
enseñanza privada en Finlandia es muy poco significativa, 1% de los alumnos de primer gado y aproximadamente
un 4% de los alumnos del segundo grado. Las subvenciones son escasas y en el nivel máximo alcanzan hasta el 50%
de los gastos de escolarización. Existe una asignatura de religión confesional de libre elección y una asignatura de
ética como “alternativa”.

En Francia, aunque se ha visto en detalle en este estudio, decir que existe la posibilidad de creación de centros
docentes derivado de principios establecidos en las leyes y un régimen de subvención muy genero a los centros
sometidos a contrato con el gobierno. Aproximadamente un 17% de los niños escolarizados en primer grado lo
están en centros privados católicos y un 23% en el segundo grado. No existe una signatura de religión en el sistema
educativo.

En Grecia el principio de creación de centros escolares está previsto en la Constitución de 1975 aunque el
Ministerio de Educación tiene amplias prerrogativas para su autorización. No existe un régimen de subvenciones de
las escuelas privadas en los que se encuadran el 5% de los escolares griegos. No existe una asignatura de religión en
los colegios.

En Irlanda, históricamente, el Estado ha sido subsidiario de un sistema escolar confesional y solo en los últimos
años el Estado esta comenzado a abrir colegios públicos. Es decir, que prácticamente el 100% de los niños
irlandeses han estudiado en colegios católicos subvencionados por el Estado, estos colegios tiene la categoría de
colegios nacionales y lo mismo sucede con el 70% de los escolares de la segunda enseñanza- Existe un asignatura de
religión en los colegios de carácter voluntario.

En Italia siempre ha existido la posibilidad de creación de centros docentes aunque solo recientemente se han
promulgado leyes que regulan las subvenciones escolares de forma muy amplia. Aproximadamente el 8% de los
escolares están escolarizados en colegios católicos. Existe una asignatura de religión católica de carácter voluntario
en las escuelas.

En Luxemburgo la libertad de enseñanza, como principio, se deriva de las leyes y no de disposiciones
constitucionales. El nivel de centros privados confesionales es mínimo ya que solo el 1% de los escolares de primer
grado asisten a centros privados y un 6% en el segundo grado y existe una subvención parcial de los mismos. Existe
una asignatura de religión confesional y otra asignatura de moral laica.
En Holanda la Constitución de 1848 ya garantizaba la libertad de enseñanza y la creación de centros docentes. El
63 % de los escolares de primer grado están inscritos en colegios privados, la mayoría subvencionados y la mayoría
confesionales y el 69% para el caso de los escolares de segundo grado. No existe una asignatura de religión
confesional en los colegios públicos.

En Portugal la influencia de la enseñanza privada es pequeña; aproximadamente el 9% de los escolarizados tanto
en primer grado como en la secundaria. El principio de libertad de enseñanza como tal no esta inscrito en la
Constitución. La subvención de colegios privados esta en función del contrato de asociación que acuerden con el
Estado. Los escolarizados de primer o segundo grado pueden optar por una asignatura de religión confesional o una
asignatura de “formación personal y social”, amabas sufragadas por el Estado.

En el Reino Unido existe una total libertad de creación de centros docentes y la influencia de la enseñanza privada

-  mayoritariamente confesional- es importante aproximadamente un 30% en el primer grado y un 30% en el
segundo grado con una subvención casi total de la misma. No existe, en los colegios públicos, ninguna asignatura de
religión confesional.

En Suecia la importancia de la enseñanza privada es pequeña, casi residual, aunque recientemente se ha
instaurado un sistema de cheque escolar; con todo la enseñanza privada no llega al 2% de los escolarizados; Existe
la posibilidad de acceder a una asignatura de religión confesional en los colegios públicos.

Como se ha visto la influencia de la enseñanza confesional en Europa- subvencionada por el Estado- es
importantísima lo que sin duda pone en cuestión la laicidad europea, ya que la religión en un contexto de amplia
secularización social tiende a disolverse y solamente la creación de una religiosidad de “pertenencia” sustituye a
una religiosidad de amplia influencia social y la escuela, para la creación de una religiosidad de pertenencia parece
un elemento central de ahí el interés de las iglesias de mezclar el concepto de libertad de enseñanza con el de la
libertad religiosa, conceptos que se han mezclado en la mayoría de las declaraciones de derechos de ámbito
europeo, hecho del que no han sido ajenos las presiones de las diversas iglesias.


Por Antonio Gómez Movellán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *