La educación de las mujeres: de la marginalidad a la coeducación. Propuestas para una metodología de cambio educativo

Documento de Naciones Unidas. Julio 1998. Santiago de Chile

La importancia de la educación para el desarrollo individual y colectivo ha sido puesta
de relieve desde los años sesenta, en que la teoría del capital humano destacó el
hecho de que la inversión educativa es la más rentable de las inversiones, en
términos estrictamente económicos, y tanto para la sociedad como para los
individuos. Desde entonces, el valor de la educación ha seguido en alza: para todos
los grupos humanos que se encuentran en situación de marginación, la educación ha
constituido el mecanismo central de cambio de su situación, el que confiere a la vez
cualificación para desarrollar la capacidad productiva, conciencia de los derechos
como persona y autoestima y autoconfianza para iniciar un proceso de cambio
personal de actitudes que conduzca a un mayor control sobre las condiciones en que
discurre la propia vida.

Esta importancia de la educación se ha puesto de relieve una vez más en el
proceso de cambio experimentado por las mujeres. El camino que está llevando a las
mujeres desde una situación de marginalidad y subordinación hasta una situación de
autonomía y posibilidad de intervención en los procesos de decisión colectivos se
inicia siempre en el paso por el sistema educativo, cuyos efectos, como hemos dicho,
son dobles: desarrollo de capacidades que harán posible el acceso al empleo y la
autonomía económica y fortalecimiento de la confianza y autoestima en las
capacidades propias. Objetiva y subjetivamente la educación crea las condiciones
para lo que se ha llamado el “empoderamiento” de las mujeres, siendo el paso previo
para su acceso a cualquier otra forma de “empoderamiento”.*
En la actual situación de América Latina, es necesario acelerar este proceso de
educación, como elemento central en la lucha contra la pobreza que se ha entablado
en el continente. Si a un determinado nivel de desarrollo económico es discutible que
la inversión educativa siga ofreciendo los altos niveles de retorno que se esperaban
de ella, en las etapas iniciales del desarrollo estos beneficios son indiscutibles. El
Panorama social de América Latina* muestra ampliamente cuál puede ser la
contribución económica de la educación en el continente, y el coste que representa
no invertir oportunamente. Si ello es cierto para el conjunto de la población, es
fundamental para las mujeres, que globalmente ostentan niveles educativos muy
inferiores a los masculinos y que están aumentando su participación en el mercado
de trabajo. De la mujeres depende un alto porcentaje de familias monoparentales.

Acelerar el proceso educativo de las mujeres es hoy la mejor manera de combatir la
pobreza en América Latina.

A la contribución directa que la educación supone al desarrollo económico hay
que añadir una serie de contribuciones a nivel social. Uno de los problemas planteados hoy en el mundo, claramente establecidos en la Conferencia Internacional
sobre la Población y el Desarrollo, celebrada en El Cairo en 1994, es el de la
sobrepoblación, y la importancia del control del proceso de crecimiento demográfico
para poder alcanzar niveles de bienestar sin destruir los recursos del planeta y
empobrecer el legado de las nuevas generaciones. Ahora bien, el control del
crecimiento demográfico está fuertemente vinculado a la educación de las mujeres:
todos los informes al respecto muestran que ésta es la variable fundamental. El
aumento de los niveles educativos de las mujeres redunda de manera inmediata en la
regulación de los nacimientos, así como en el descenso de la mortalidad infantil. Es
decir, en todos los grandes problemas planteados hoy en el mundo tiene una fuerte
incidencia la educación de la mujer, que supone la posibilidad de incorporar a una
amplísima parte de la población a la capacidad de control sobre el entorno inmediato,
con la repercusión de este efecto sobre el conjunto de la sociedad.

Sin embargo, y a pesar del reconocimiento internacional sobre la importancia
de la extensión de la educación a las mujeres, hay todavía numerosos obstáculos que
se oponen a este cambio educativo. Obstáculos derivados de las rutinas, la pobreza,
los prejuicios, la escasez de medios, y que no son específicos de América Latina,
sino que han surgido en todos los países en algún momento, y han obligado a
generar, para hacerles frente, políticas y reformas educativas centradas en la
promoción de las mujeres.

Partiendo de esta experiencia internacional, trataremos, en este informe, de
establecer unas líneas metodológicas de trabajo para una propuesta de cambio en la
educación de las mujeres. Para ello no es necesario llevar a cabo un análisis
exhaustivo previo ni inventar objetivos nuevos: las conferencias mundiales sobre la
mujer han aportado una agenda suficientemente amplia y detallada, a la vez que
adoptada por consenso. Se trata ahora de ver cómo es posible llevar a la práctica
esta agenda en la forma más concreta posible.

La situación educativa de las mujeres en América Latina comienza a ser
conocida con bastante detalle, aunque haya importantes diferencias de información
según los países. Para ver cuál es nuestro punto de partida se incluye una tipología
de las diversas situaciones, de carácter muy general, que ayude a establecer a
grandes trazos la problemática existente. A continuación vamos a recordar las
recomendaciones de los documentos internacionales que han establecido los
objetivos generales a conseguir. Ambas informaciones figuran en la primera parte de
este documento y constituyen los antecedentes, por así decir, sobre los que poder
establecer y desarrollar una metodología de cambio.

Es en la segunda parte que se aborda esta metodología, consistente en una
ordenación de los problemas que se presentan en diferentes etapas de la
incorporación de las mujeres al sistema educativo, y en una secuenciación de las
medidas a emprender, de modo que puedan establecerse prioridades en cada
momento. Una serie de observaciones relativas a los agentes del cambio educativo
cierran el informe.


ÍNDICE

I. LA EDUCACIÓN DE LAS MUJERES EN AMÉRICA LATINA.
SITUACIÓN Y OBJETIVOS PROPUESTOS ……………………………………… 7

A. LA SITUACIÓN EDUCATIVA DE LAS MUJERES EN
AMÉRICA LATINA ………………………………………………………………… 7

B. LAS MEDIDAS PROPUGNADAS POR LOS ENCUENTROS
INTERNACIONALES …………………………………………………………….. 10

II. HACIA UNA METODOLOGÍA PARA EL CAMBIO EDUCATIVO …………… 13
A. LAS ETAPAS DEL CAMBIO EDUCATIVO: DE LA EXCLUSIÓN DE
LAS MUJERES A LA REDEFINICIÓN DE UN MODELO CULTURAL
DE CARÁCTER COEDUCATIVO, NO SEXISTA Y NO
DISCRIMINATORIO ………………………………………………………………. 13

1. La extensión de la educación y la capacitación
de mujeres adultas ……………………………………………………….. 17

2. La unificación del sistema educativo para
hombres y mujeres ………………………………………………………. 22

3. La visibilización de las mujeres y el cambio cultural ………….. 25

4. La consecución de una escuela coeducativa …………………… 28

B. LOS ACTORES DEL CAMBIO EDUCATIVO ……………………………. 29

III. CONSIDERACIONES FINALES ………………………………………………………. 35

BIBLIOGRAFÍA …………………………………………………………………………………… 37


Por Marina Subirats

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *