Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos (IVR)

Existen todavía en el mundo más de 100 millones de niños que no asisten a la escuela, de los cuales 58 millones son niñas. A pesar de las pruebas contundentes que demuestran que la educación -especialmente de las niñas- puede detener la propagación del SIDA, generar un mayor crecimiento económico y romper el círculo de la pobreza, la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) destinada a la educación sólo ha registrado un crecimiento modesto desde 2000, cuando los líderes mundiales se reunieron en la Cumbre de Desarrollo del Milenio y aprobaron por unanimidad el objetivo de la educación primaria universal para 2015.

En respuesta a esta situación, en 2002 se puso en marcha la Iniciativa Vía Rápida (IVR) de Educación para Todos como una asociación mundial entre países donantes y países en desarrollo para acelerar la consecución del objetivo de desarrollo del milenio de lograr la educación primaria universal para 2015. Esta iniciativa apunta a respaldar y promover:

* Planes de educación sólidos.
* Una mejor coordinación.
* Programas dirigidos por los países.
* Ayuda predecible.
* Resultados mensurables y mejores prácticas.

Todos los países de ingreso bajo que demuestren su firme compromiso de lograr la terminación universal de la educación primaria pueden recibir apoyo de la IVR. La IVR se basa en compromisos recíprocos. Los donantes prestan un mayor apoyo financiero y técnico de manera coordinada, transparente y predecible. A su vez, los países asociados han aceptado asignar la máxima prioridad a la educación primaria en sus esfuerzos internos y elaborar planes nacionales de educación sólidos.

La IVR está abierta a todos los organismos de financiamiento interesados y los países de ingreso bajo1 que obtengan, mediante el proceso de examen de la iniciativa, la aprobación de sus planes para lograr, no más tarde de 2015, que todos los niños reciban educación primaria completa de buena calidad, que es uno de los objetivos de desarrollo del milenio y de Educación para Todos. La aprobación tras el proceso de examen de la iniciativa debe dar como resultados:

* Una estrategia nacional de reducción de la pobreza u otra iniciativa nacional similar que contribuya a garantizar que las estrategias de educación están basadas en los procesos consultivos y presupuestarios de los respectivos países;
* Un programa para el sector de la educación convenido con donantes del país que incluya una estrategia frente al VIH/SIDA, la igualdad de género, el fortalecimiento de la capacidad, el seguimiento y la evaluación;
* Acuerdo de supervisar los indicadores de referencia.

Sin embargo, el proceso de la IVR comienza antes de la aprobación. Incluye los estudios técnicos preliminares, las actividades de fortalecimiento de la capacidad y la búsqueda de consenso, que se llevan a cabo a medida que los países elaboran el componente de educación de un documento de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) y/o preparan o modifican planes nacionales para el sector de la educación. Si la capacidad del país es insuficiente, los donantes nacionales harán lo posible por movilizar apoyo. Para prestar ayuda al efecto, en el seno de la iniciativa se ha establecido el Fondo para el Desarrollo de programas de educación que apoye esos esfuerzos a través del financiamiento de los estudios más necesarios, actividades de fortalecimiento de la capacidad, servicios nacionales de extensión y consultas con interesados.

Pueden acogerse a la IVR todos los países de ingreso bajo que demuestren su firme propósito de lograr la terminación universal de la educación primaria. A abril de 2005, se habían aprobado los planes de educación de: Burkina Faso, Etiopía, Gambia, Ghana, Guinea, Guyana, Honduras, Mauritania, Moldavia, Mozambique, Nicaragua, Níger, Viet Nam y Yemen.

Hay otros 25 países que podrían recibir apoyo de la IVR durante el año próximo. Sin embargo, para que la IVR pueda expandirse con éxito se requerirá un mayor volumen de compromisos financieros de los donantes y la adopción de medidas de reforma más enérgicas por parte de los países receptores.

Socios:
A nivel mundial, la Iniciativa de Vía Rápida comprende a todos los grandes donantes del ámbito de la educación: más de 30 organismos bilaterales, regionales e internacionales y 2 bancos de desarrollo, entre ellos Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, la Comisión Europea, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Japón, Noruega, Nueva Zelandia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Rusia, Suecia y Suiza, y los siguientes organismos multilaterales: BAfD, Banco Mundial, BAsD, BID, ONUSIDA, PNUD, UNESCO y UNICEF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *