Iniciativa via rápida de educación para todos (IVR)

En enero 2006, han obtenido la aprobación de sus programas de educación y se benefician del apoyo de esta iniciativa los siguientes países: Burkina Faso, Djibouti, Etiopía, Gámbia, Ghana, Guinean, Guyana, Honduras, Kenia, Lesoto,
Madagascar, Mauritania, Moldavia, Mozambique, Nicaragua, Niger, Tajikistan, Timor Oriental, Vietnam y Yemen.


La iniciativa Vía Rápida (IVR) de Educación para Todos se puso en marcha en 2002 como
una asociación mundial entre países donantes y países en desarrollo para acelerar la
consecución del objetivo de desarrollo del milenio de lograr la educación primaria universal
para 2015. Todos los países de ingreso bajo que demuestren su firme compromiso de lograr
la terminación universal de la educación primaria pueden recibir apoyo de la IVR.

La IVR se basa en compromisos recíprocos. Los donantes prestan un mayor apoyo financiero
y técnico de manera coordinada, transparente y predecible. A su vez, los países asociados han
aceptado asignar la máxima prioridad a la educación primaria en sus esfuerzos internos y
elaborar planes nacionales de educación sólidos.

Para obtener la aprobación de la IVR, un país debe tener lo siguiente:

-  Una estrategia de lucha contra la pobreza o su equivalente, y

-  Un plan sólido para el sector de la educación, aprobado por los donantes internos del país

Los países que reciben la aprobación de la IVR y tienen buena capacidad de absorción pero
carecen de donantes suficientes pueden recibir financiamiento de transición durante dos o
tres años del Fondo Catalizador de la IVR, hasta que consigan más donantes.

Los donantes locales dirigen el proceso de aprobación

Los donantes locales a nivel nacional aprueban el plan del país para el sector de la educación.

Uno de esos donantes acepta desempeñarse como organismo de coordinación principal y
asume la responsabilidad de organizar la evaluación del programa del país, aplicando las
directrices de evaluación y el marco indicativo de la IVR, con la participación de todos los
organismos donantes interesados.

El organismo de coordinación principal se encarga de preparar un informe sobre la
evaluación, con la notificación de la aprobación, y lo presenta al gobierno, a los asociados
para el desarrollo del país y a la Secretaría de la IVR.
Un plan de educación verosímil
Un plan verosímil para el sector de la educación debe ser amplio y abordar los principales
obstáculos en materia de políticas, datos, capacidad y financiamiento que impiden avanzar
en forma acelerada hacia la educación primaria universal.

También debe armonizar las
prioridades de la enseñanza primaria con las de la educación preescolar, secundaria, terciaria
y no escolar.

Un plan de educación verosímil debe incluir, en particular:

· Una estrategia, que incluya las necesidades presupuestarias, para avanzar de manera
acelerada hacia la educación primaria universal;

· Una estrategia para abordar el VIH/SIDA, la igualdad de género y otras cuestiones
fundamentales;

· Políticas nacionales destinadas a mejorar la calidad, la equidad, la eficiencia y la
sostenibilidad fiscal de la educación;

· Limitaciones de la capacidad de ejecución y estrategias para superarlas;

· Indicación de la forma en que el país prevé realizar el seguimiento y la evaluación y
determinar metas anuales para medir el grado de avance en lo que respecta a las
políticas y resultados principales, incluso los del marco indicativo de la IVR en su
forma adaptada a las circunstancias locales.

Directrices de evaluación de la IVR

La IVR ha creado una herramienta práctica -las directrices de evaluación- para ayudar a
los donantes locales de la educación a evaluar el plan de educación de un país. La evaluación
debe contribuir a identificar los déficit de financiamiento y otros obstáculos que ponen trabas
al logro de la terminación universal de la educación primaria.

Marco indicativo de la IVR

El marco indicativo de la IVR proporciona un conjunto de indicadores que se pide a los
países asociados que utilicen para el seguimiento de los progresos realizados con miras al
logro de la terminación universal de la educación primaria. Esos indicadores son, entre otros,
la movilización de recursos, los flujos de estudiantes, el número de maestros, la proporción
maestros/alumnos y la tasa de matrícula. Los países pueden decidir usarlos junto con sus
propios puntos de referencia e indicadores.

Ayudar a los países a ponerse en marcha

En el caso de los países que tienen actualmente planes de educación, el Fondo para el
desarrollo de programas de educación de la IVR (FDPE) puede prestar apoyo técnico y crear
la capacidad necesaria para preparar un plan integral de educación.

Seguimiento y evaluación

A nivel de los países, el seguimiento de las metas y los resultados de la IVR, los flujos de
financiamiento de los donantes y los progresos realizados en la coordinación y
armonización de la ayuda forman parte del proceso actual de examen a nivel nacional.

Se espera que el país receptor y sus donantes asociados realicen los exámenes anuales o
bianuales del sector con un espíritu de examen y aprendizaje entre homólogos, y que los
resultados de cada examen conjunto del sector se comuniquen a la Secretaría de la IVR
para que ésta haga un seguimiento de los progresos a nivel mundial y fomente el
intercambio de enseñanzas y prácticas recomendadas entre los países.

Proceso de aprobación IVR

Proceso de aprobación IVR

Si desea más información sobre la iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos, visite el
sitio web www.fasttrackinitiative.org o póngase en contacto con Abby Spring, por teléfono
(+1 202 458-9491) o correo electrónico aspring@worldbank.org.

Información actualizada el 12 de octubre 2005

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *