Indice de Desarrollo Educativo

Oxfam Internacional ha realizado un esfuerzo por medir algunos aspectos de las diferencias educativas entre países en desarrollo, con el objetivo de identificar aquellos factores que más influyen en el rendimiento educativo nacional. Para ello, ha elaborado una herramienta de medición denominada Índice de Desarrollo Educativo (IDE), que clasifica a los países en función de su rendimiento en tres áreas: matriculación en la escuela, terminación de estudios y equidad entre sexos.

El IDE calcula la diferencia media que separa a un país del resultado ideal (100% de matriculación y terminación, y 0% en diferencia entre sexos), lo cual significa que los países con un IDE más bajo son aquellos que presentan unos mejores resultados. Se ha establecido una “línea de privación extrema”, por debajo de la cual se sitúan los países que tienen un déficit superior al 33% (más de un tercio de los niños fuera del colegio, menos de esa proporción lo terminan y la diferencia entre niños y niñas es también superior al 33%).

El IDE ilustra algo más que la distribución de la privación educativa. Al poner en relación los datos educativos con el nivel de ingreso, demuestra que la situación macroeconómica constituye un factor importante a la hora de explicar los resultados educativos en unos y otros países, pero no son el único elemento a considerar. Existen países con serias dificultades económicas que sin embargo alcanzan unos logros educativos muy superiores a los de otros con un mejor nivel de ingresos, mientras que en otros casos ocurre al contrario.

Entre los países con mejores resultados se encuentran Cuba, China y Sri Lanka, que se sitúan 40 puestos o más por delante de lo que les correspondería en función de los ingresos. También se encuentran por encima de su situación económica países como Vietnam, Indonesia, Kenya, Zimbabwe, Zambia, Tanzania, Namibia o Nicaragua. En todos ellos, las políticas públicas sobre educación básica han resultado relativamente exitosas al tratar de eliminar las barreras que impiden el acceso a la educación.

En el otro extremo se encuentran los países que han demostrado que el crecimiento económico por sí solo es incapaz de generar avances hacia la educación primaria universal. En lugar destacado se encuentran un buen número de países de América Latina (como Brasil, Colombia, Venezuela y Guatemala), que ocupan un puesto entre 15 y 45 veces inferior a lo que les corresponde por el nivel de rentas.

En general, la media de años que un niño latinoamericano dedica a la educación es dos años inferior a lo que sería de prever en base a las rentas de la región, y el índice de deserción escolar es dos veces superior al que cabría esperar. Otros casos de países con una actuacion educativa deficiente en relación a su nivel de renta son Pakistán (con 38 puestos de diferencia), Kuwait (con 54) y Arabia Saudita (48).

Por Oxfam Internacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *