Encuentros de Educación para la paz y resolución de convlictos de Donostia-San Sebastián. Conclusiones

Los Encuentros de Educación para la Paz y Resolución de Conflictos, organizados por la Dirección
de Educación y Derechos Humanos del Ayuntamiento de Donostia- San Sebastián, con la
colaboración de la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras y el patrocinio de la
Dirección de Justicia, Libertad y Seguridad de la Comisión Europea, han contribuido a crear un
espacio de formación, sensibilización e intercambio de experiencias a nivel internacional de
Educación para la Paz y resolución de conflictos, tanto en el ámbito de la educación formal como
no formal e informal.

Asimismo, han incorporado la reflexión en torno al papel de las víctimas del
terrorismo y la violencia como un elemento fundamental en la universalidad de esta práctica
educativa.

Estos encuentros reconocen a las víctimas como agentes educativos imprescindibles
para construir un marco de convivencia basado en el respeto, la defensa de los derechos
humanos, la dignidad de la persona y la paz.

En estos Encuentros, celebrados en el Palacio Miramar de San Sebastián, los días 17 y 18 de
noviembre de 2005, han participado personalidades expertas en la Educación para la paz y
resolución de conflictos, procedentes del Estado español, Europa y América.

Además, diferentes
colectivos y asociaciones que trabajan en defensa de las víctimas del terrorismo y la violencia han
presentado e intercambiado sus propuestas y reflexiones.

Entre las organizaciones, entidades e instituciones que han colaborado y participado en estos
Encuentros figuran UNESCO Etxea, Educadores por la paz- Nueva escuela Galega y AGAPAZ,
Bakeaz, Gernika Gogoratuz, la Oficina de Atención a Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco,
el Ararteko, la Universidad del País Vasco, el Centro Internacional de Formación para la
Enseñanza de los Derechos Humanos (CIFEDOPH) y la Asociación Escuela Instrumento de Paz
de Ginebra- Suiza, la Cátedra UNESCO de Derechos Humanos de la UNAM de México, la
Universidad Nacional de Colombia, Movimiento contra la Intolerancia, Elkarri, Gesto por la Paz,
Asociación 11 de marzo – Afectados de Terrorismo, Omagh Victims Group de Irlanda, etc.

Este iniciativa se enmarca en el programa Donostia-San Sebastián, Espacio para una Cultura de
Paz”. Un proyecto desarrollado por la Dirección de Juventud, Educación, Cooperación y Derechos
Humanos del Ayuntamiento de Donostia-San Sebastián, que adopta la educación en valores y la
pedagogía de la tolerancia como elementos estratégicos para extender una Cultura de Paz que
permita construir, entre todas las personas, una ciudad plural.

Una ciudad basada en un modelo
de convivencia cimentado en la defensa de la vida, la paz, la libertad, el reconocimiento a las
víctimas del terrorismo y la violencia, la solidaridad, la tolerancia, la pluralidad, la igualdad entre
mujeres y hombres, el derecho a la diferencia, la dignidad, la justicia y, en general, en el respeto y
promoción de todos los derechos humanos, sin exclusión.

Celebradas las ponencias plenarias, las diferentes mesas redondas y la presentación de
experiencias, las personas participantes en estos Encuentros han destacado, entre otros, los
siguientes aspectos:

1. Ante los retos del siglo XXI, la Educación para la Paz y los derechos humanos se consolida
como una herramienta fundamental en la construcción de un mundo más justo, equitativo y
plural.

2. El conflicto es un elemento consustancial al ser humano. Éste puede ser una oportunidad para
avanzar y construir una cultura de paz si se aborda desde la pluralidad, la no violencia, la
solidaridad, la tolerancia y el respeto a los derechos humanos. Asimismo, es importante
considerar las herramientas para la resolución de conflictos, la mediación, la lucha contra la
intolerancia, el diálogo, etc. Asimismo, la filosofía y la ética se revelan como elementos
eficaces y positivos para la educación para la paz.

3. La construcción de la paz necesita de la educación para la ciudadanía. El reto educativo a
favor de la paz y de la convivencia requiere el esfuerzo y el trabajo conjunto, decidido y
comprometido de todos los agentes educativos, centros docentes, universidad, familias,
administraciones locales, medios de comunicación, redes asociativas, ciudadanía en general e
instituciones.

4. La Educación para la paz pretende erradicar la cultura de la violencia de nuestras vidas y de
nuestro pensamiento, así como fomentar la pedagogía de la tolerancia, de la receptividad, de
la ternura, la alegría y la esperanza.

5. Es imprescindible no mostrarse neutrales ante la violencia. La educación para la paz exige un
rechazo claro y valiente ante las actitudes violentas e intolerantes. La solidaridad y la
tolerancia son indispensables y se construyen en lo cotidiano y en la actitud de cada persona.
Estas prácticas educativas exigen coherencia y autocrítica para responder a las demandas
más sentidas de la ciudadanía.

6. Es necesario recuperar el poder de la palabra y la comunicación para ennoblecer la dignidad
humana.

7. Para construir un futuro de convivencia y una paz basada en la justicia debemos ser capaces
de preservar la memoria colectiva, el reconocimiento y la solidaridad hacia las víctimas del
terrorismo y la violencia. Las víctimas han sufrido demasiados silencios, demasiados
abandonos y olvidos. Es necesario alcanzar un gran consenso social y político que devuelva a
las víctimas la confianza en esta sociedad que, en muchas ocasiones, les ha dado la espalda.

8. Es necesario incorporar la experiencia, los sentimientos y emociones de las víctimas del
terrorismo y la violencia en el ámbito de la educación para la paz.

9. La formación permanente de formadores y educadores en derechos humanos es una tarea
ineludible y complementaria en el proyecto de Ciudad Educadora.

10. La construcción de una gran sinergia a favor de la Educación para la paz y los derechos
humanos requiere el seguimiento de las conclusiones y el establecimiento de puentes y redes
permanentes de colaboración e intercambio entre agentes e instituciones locales, estatales e
internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *