Electronic Arts crea una página para asesorar sobre cómo usar los juegos electrónicos en el aula

Utilizar los videojuegos para fomentar habilidades psicomotrices (la habilidad con los mandos), enseñar a tomar decisiones, a diseñar una estrategia, fomentan la autosuperación, el asumir normas son elementos positivos de los video juegos si se saben utilizar. Electronic Arts ofrece diversas guías.


Por Carmen Jané/El Periódico de Cataluña

“Los videojuegos no son un juguete, y el 70% de jugadores tienen más de 18 años, pero fomentan una serie de habilidades y se pueden aprovechar en educación”, explica Rafael Martínez-Avial, director general de Electronic Arts España, filial de la mayor multinacional de videojuegos del mundo. Sólo en España, sus licencias (Fifa, Los Sims, Harry Potter…) suponen el 22% de un mercado que cada vez mueve más millones y supera con creces las cifras del cine a nivel mundial. Electronic Arts España acaba de poner en marcha una web (www.aprendeyjuegaconea.com) que pretende dar consejos a padres y educadores sobre cómo utilizar los videojuegos para fomentar habilidades, además de tener un buscador para orientar sobre el producto más adecuado.

Para ello han contado con grupos de educadores que llevan años trabajando sobre juego electrónico desde Catalunya. Son el grupo F9 de la Universitat de Barcelona, que dirige Begoña Gros; la empresa Marinva, que asesora a empresas de juguetes, bancos, ONG y portales de internet, y el grupo JovenTic vinculado a la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), que han seleccionado contenidos comerciales, no pensados para educación.

Consultorio

Ellos resuelven las dudas que padres y educadores envían a la web, y han elaborado, por ejemplo, una unidad didáctica para utilizar el simulador de fútbol Fifa en clase. “El mundo de los videojuegos es muy diverso y amplio, y para los jóvenes es parte de su cultura y su identidad generacional”, explica Tere Vida, especialista de Marinva. El código europeo de autorregulación de los fabricantes, el PEGI, señala la edad a partir de la que son aceptables los contenidos y por qué motivo pueden plantear problemas (sexo, violencia, tacos…).

“Los videojuegos fomentan habilidades psicomotrices (la habilidad con los mandos), enseñan a tomar decisiones, a diseñar una estrategia, fomentan la autosuperación, el asumir normas… Son también una excusa para la interaccción social. Internet, en ese sentido, es una revolución”, declara Vida.

Pero son también grandes desconocidos. Y los padres preguntan sobre si es bueno jugar, cuánto tiempo conviene hacerlo, si fomentan la agresividad… “Cuánto tiempo se considera razonable es la pregunta del millón. Si a un niño le acaban de regalar una consola, es normal que quiera jugar todo el tiempo con ella… Lo que hay es que asegurar que haya diversidad en las actividades del tiempo libre y que no haya una única opción”, añade Vida.
También quita hierro al hecho de que menores jueguen con juegos no aptos. “Es que si le preguntas a un niño, no te va a decir que no lo hace, quedaría mal entre sus amigos. Es normal que un menor tenga curiosidad por contenidos adultos, pero siempre que tenga claro que no son para él”, señala Vida.

Sobre la agresividad y la violencia, la pedagoga recuerda que también existe en otros juegos: “Descubrir quién manda, o cuántas vueltas da un coche o cómo reacciona, es parte del juego físico. A distinguir la realidad y la ficción se aprende con los años. Además, es importante plantearse qué valores queremos transmitir. Hay padres que disfrazan a sus hijos de capitanes con espada y otros no”.
Martínez-Avial asegura, “como padre y como potencial educador”, su interés por que los menores no accedan a ciertos contenidos y que se respete el código PEGI a la hora de la compra. “Nosotros no publicitamos ciertos contenidos antes de las 10 de la noche ni hacemos cierta publicidad”, señala. Sin embargo, admite que en el propio sector de los videojuegos —es tesorero de la patronal Adese—, no todos están por la iniciativa y hay todo tipo de intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *