El proyecto Andalucía Anti-Violencia Escolar: ANDAVE

Fuente: Milenio, revista digital
profes.net

ROSARIO ORTEGA, catedrática de la Universidad de Córdoba, directora del proyecto ANDAVE y ROSARIO DEL REY, profesora colaboradora en la Universidad de Sevilla e investigadora del proyecto ANDAVE

Los estudios sobre maltrato entre escolares han tenido la precaución de distinguir el problema de la violencia de otros fenómenos como la indisciplina, la falta de motivación académica, los conflictos más o menos puntuales y un conjunto de problemas sociales que acontecen en el ámbito escolar y con los que no conviene confundir el más grave problema de los malos tratos, la exclusión social y, en general, la violencia interpersonal. A su vez, la mayoría de las iniciativas educativas surgidas a partir de estas investigaciones han tratado de aportar una dimensión de carácter preventivo, focalizando la mejora de la convivencia como marco amplio para evitar la violencia. En este sentido, desde nuestro grupo de investigación, comenzamos trabajando en un extenso proyecto en diez centros educativos, Sevilla Anti-Violencia Escolar (Ortega, 1997), que nos ha aportado conocimiento y experiencias para proponer y desarrollar un programa a nivel regional en cooperación con la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y que solemos conocer como el Proyecto Andalucía Anti-Violencia Escolar -ANDAVE, en adelante- (Ortega y colbs, 1998 y Ortega y otros, 2000).

El proyecto ANDAVE ha sido el primero de los planes regionales que han dado respuesta a la demanda social de paliar los fenómenos de violencia escolar desde las instancias de los gobiernos autonómicos. De hecho, como hemos podido comprobar (Ortega, Del Rey y Fernández, 2003), la respuesta de los gobiernos regionales está siendo progresiva y, aún, no todas las comunidades han implantado el programa que han diseñado. La mayoría de las administraciones regionales ha establecido medidas orientadoras o normativas destinadas a sensibilizar al profesorado con campañas de información y formación ligeras y extensas, en algunas ocasiones, y algo más profundas mediante cursos especializados en otras, donde, en los últimos años, la preparación parece estar orientándose hacia el conflicto y los programas de mediación en conflictos.

Artículo completo - 268.8 KB

Artículo completo
8 páginas

Por Rosario Ortega y Rosario del Rey

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *