El acoso escolar-Bullying. Una propuesta de estudio desde el análisis de redes sociales (ARS)

REVISTA D’ESTUDIS DE LA VIOLÈNCIA

Nùm. 4, enero / marzo 2008

www.icev.cat

1.- Aproximación al fenómeno del Bullying
Desde el primer estudio realizado por Olweus en Escandinavia en 1978 y de la mano de
investigaciones, fundamentalmente europeas, pero también desarrolladas en Australia, Nueva
Zelanda, Estados Unidos y Japón, el estudio del maltrato entre escolares ha ido tomando una
dimensión internacional que lo ha sacado de su invisibilidad, que no de su inexistencia (Defensor
del Pueblo. Informe sobre violencia en el ámbito escolar : El maltrato entre iguales en Enseñanza
Secundaria Obligatoria 1999-2006, p. 17).

Fue el propio Olweus (1993) quien definió el maltrato entre alumnos y alumnas cuando se
produce en el contexto escolar como una “ conducta de persecución física o psicológica que realiza
el alumno o alumna contra otro, al que elige como víctima de repetidos ataques. Esta acción,
negativa e intencionada, sitúa a las víctimas en posiciones de las que difícilmente pueden salir por
sus propios medios. La continuidad de estas relaciones provoca en las víctimas efectos claramente
negativos: disminución de su autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros depresivos, lo
que hace difícil su integración en el medio escolar y el desarrollo normal de los aprendizajes”.
En el Informe Violencia entre compañeros en la escuela, realizado por Ángela Serrano e Isabel
Iborra, para en Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia y publicado por el propio Centro
en el año 2005, las autoras consideran la existencia de diferentes tipos o categorías de violencia
escolar, concretamente maltrato físico, maltrato emocional, negligencia, abuso sexual, maltrato
económico y vandalismo. Se refieren a acoso -en inglés bullying- cuando la violencia escolar,
repetitiva y frecuente, tiene la intención de intimidar u hostigar a las víctimas.

En concreto, para que pueda hablarse de acoso han de cumplirse los siguientes criterios: que la
víctima se sienta intimidada, que se sienta excluida, que perciba al agresor como más fuerte, que
las agresiones vayan aumentando en intensidad, y que preferentemente tengan lugar en el ámbito
privado.

Artículo completo - 232.4 KB

Artículo completo
17 páginas

Por Joan Merino Gonzalez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *