Educate Every Child (Educar a cada niño)

Creado por la organización sin ánimo de lucro Shirley Sullivan Educational Foundation -SASEF, el programa Educate Every Child ofrece educación para el desarrollo a niños relativamente privilegiados que asisten a escuelas privadas, en un esfuerzo por conectar a estos estudiantes con sus pares en escuelas de sectores menos favorecidos, por medio de proyectos prácticos de servicio a la comunidad que son creados y llevados a cabo por ellos mismos. Con sede en Brasil y Estados Unidos, SASEF ha implementado el programa Educate Every Child en Angola, Brasil y Alemania y planea introducirlo en Estados Unidos, en Arkansas City, Kansas, en mayo de 2006. El propósito de esta iniciativa es enseñar y motivar a los estudiantes a comprender la situación que enfrentan las personas que viven en la pobreza y la forma cómo ellos pueden participar activamente para mejorarla.

Educate Every Children tiene dos componentes centrales, los cuales se fundamentan en la interacción personal y la participación:

1. Una serie de actividades en el aula de clase que forman a los niños en la educación para el desarrollo por medio del intercambio de información sobre: la interrelación entre las agencias globales gubernamentales que trabajan en beneficio de los niños; diferentes tipos de programas de las Naciones Unidas dirigidos a la niñez; y los objetivos de la Convención sobre los Derechos del Niño y su efectos en la vida de los niños que viven en otros países. Por medio del juego, los estudiantes aprenden la forma en que las agencias no gubernamentales internacionales se diferencian de las organizaciones sin ánimo de lucro y el papel que juegan las misiones diplomáticas en la ayuda a otros países.

2. Un proceso de enseñanza a los estudiantes sobre cómo crear, administrar y evaluar un proyecto en sus respectivas comunidades. SASEF discute las razones para crear proyectos comunitarios y pone en marcha el proyecto para la clase. (Ver detalles de este proceso más adelante). Los proyectos son evaluados en aspectos como sostenibilidad, medio ambiente, presupuesto Vs costos reales, administración del tiempo y efectividad.

Específicamente, SASEF inicia el componente comunitario de este proceso, presentando varios proyectos al director de una escuela y destacando la importancia de que sus estudiantes sean conscientes de su responsabilidad en el panorama global.

Como parte del programa Educate Every Child, los estudiantes crean un proyecto para la vida real desde su etapa inicial hasta finalizar, incluyendo la obtención de recursos para financiarlo y el seguimiento hasta su conclusión. Este proceso puede tomar todo el año académico. La idea es que se trate de un proceso participativo, que involucre diferentes grupos dentro de la escuela (profesores, administración, empleados y los estudiantes) así como en el hogar (miembros de la familia) en un trabajo conjunto dirigido a ayudar a otros. Desde la perspectiva, este proceso está diseñado para lograr varias cosas:

* Estimular el entusiasmo de los estudiantes, al pasar de los deberes escolares aislados y/o independientes al desarrollo de un proyecto comunitario que forma parte de algo mayor (una iniciativa global). La idea es ayudarlos a ver que ahora ellos están participando activamente en una colaboración mundial entre jóvenes, implementando un evento de impacto comunitario que está teniendo lugar en todo el mundo. SASEF siente que este fenómeno/experiencia es poderoso para los estudiantes pues jóvenes individuos -tal y como ellos- hacen lo mismo, al mismo tiempo, en el mismo día, sólo que en una locación diferente y comunicándose en muchos idiomas diferentes.
* Debido a la naturaleza global de estas iniciativas, la mayoría de los padres no son tan reticentes acerca de que sus hijos visiten una comunidad económicamente poco favorecida y posiblemente peligrosa, pues el aprendizaje no está teniendo lugar solamente en el aula de clase; los padres comienzan a involucrarse activamente porque los niños van a casa y comparten sobre la iniciativa global con la familia durante la cena, afirma SASEF.”Por lo general, muchos de los padres se involucran y las compañías para las cuales trabajan comienzan a patrocinar la iniciativa”, por ejemplo construyendo una escuela, comprando útiles escolares, proporcionado mosquiteros o suministros médicos y cavando agujeros para alcantarillado. Además, debido a esta inserción y apoyo de los padres, “los hermanos y hermanas menores esperan ansiosamente llegar al grado escolar en el cual pueden participar en esta clase de proyectos”.

En términos de la comunidad beneficiada por los esfuerzos de estos estudiantes -las escuelas de bajos recursos- la estrategia de SASEF incluye un proceso de toma de conciencia sobre la percepción particular de la comunidad sobre el concepto de “ayuda”, por ejemplo, haciendo preguntas como: ¿Quién dentro de la comunidad toma la decisión de permitir la ayuda?, ¿En qué forma los estudiantes pueden averiguar quién es esa persona?, ¿Por qué los estudiantes (en la escuela privilegiada) quieren ayudar?, ¿Cómo pueden ayudar sin que su ayuda sea percibida como menosprecio de su parte hacia las personas que están ayudando?.

También hay investigación por hacer y lecciones a ser aprendidas por medio del diálogo con los miembros de la comunidad que están siendo ayudados, por ejemplo, en el área de asuntos legales relacionados con los derechos sobre la tierra y su uso. Las respuestas y estrategias, destaca SASEF, son autóctonas -basadas en el país en el cual el programa tiene lugar. La colaboración que se desarrolla a través del proceso de construcción de escuelas, trabajo con orfanatos, asesoría a otras organizaciones, etc., es un elemento clave.

Para citar un caso particular de la forma como Educate Every Child trabaja, SASEF ha recurrido a “The Real-Life Game Millions of Kids Can’t Play” (El Juego de la Vida Real que Millones de Niños pueden Jugar), una herramienta de aprendizaje diseñada por Netaid, que permite que los niños experimenten los retos que otros niños deben enfrentar para asistir a la escuela en otros países.

El juego en sí mismo genera toda clase de ideas y proyectos que los jóvenes pueden implementar. De esta forma, SASEF ha ayudado a the Luanda International School en Angola a dar un más con este juego, añadiendo un componente en el cual los estudiantes han creado un prototipo del mismo; de esta forma, ellos trabajarán con una compañía editorial para aprender cómo crear, comercializar y distribuir su propio juego. Aunque SASEF hace lo que puede como organización para introducir la idea, ofrecer acceso al juego, estimular la iniciativa y proporcionar información y apoyo, este proyecto es liderado por los estudiantes: “nosotros simplemente dejamos que los jóvenes usen su ingenio para crear cualquier cosa que vean como una solución a algunos de los desafíos más grandes en la erradicación de la pobreza mundial”.

Para más información:
Rhonda Staudt
Founding Chair
Shirley Ann Sullivan Educational Foundation
E-mail: rstaudt@sasef.org
Rua Felicissimo de Azevedo 937
801 Higianopolis
90540 – 110 RS Porto Alegre
Brazil
Tel: (55-51) 3337 – 8340

Fuente:
Tomado de The Communication Initiative. Traducción libre de La Iniciativa de Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *