Educación en Valores. Conclusiones del Ier. Congreso Nacional de Educación en Valores. Valencia 2005

Conclusiones del I Congreso Nacional de Educación en Valores, organizado por la Fundación de la Solidaridad y el Voluntariado de la Comunidad Valenciana (FSVCV) y la Universidad de Valencia.


Con respecto a las conclusiones que se han ido estableciendo durante tres días, a través de las cuatro conferencias y tres mesas redondas, impartidas por diecinueve ponentes y con la activa participación de los 217 asistentes:

Entre las ideas que se han puesto sobre la mesa destaca la de que los ciudadanos somos responsables de un problema de salud pública como los accidentes de tráfico, que no se producen por ignorancia sino por la ausencia de respeto a las normas de tráfico y, por tanto, a las normas de comportamiento en sociedad. O, también, que problemas como la anorexia se deben al rango superior que se otorga estética frente a la ética, a pesar de que la estética nos viene dada mientras que la ética la forjamos.

Los principios son universales, los valores cambian

Los grandes principios universales (justicia, libertad, igualdad, fraternidad, amor, justicia, solidaridad, etc.) son atemporales. Los valores, la forma de jerarquizar estos principios, evolucionan. Los valores no se “pierden”, cambian[1].

En este sentido, el objetivo es alcanzar la sociedad pluralista, en la que distintos códigos morales comparten unos mínimos comunes, lo que permite el respeto y la convivencia.

Y no perder de vista que los esquemas estereotipados tienen doble filo: facilitan la comprensión y comunicación con el entorno, pero contribuyen a mantener prejuicios sociales basados en la jerarquización de grupos humanos.

La responsabilidad empieza en casa

La educación comienza en la familia, donde se aprenden conductas, roles y las formas de reaccionar ante conflictos. Se ha comprobado la importancia de la dimensión afectiva en las relaciones familiares. El estilo educativo familiar basado en el amor (evaluación positiva del hijo/a, interés y apoyo emocional) junto con la coherencia en la aplicación de las normas, se traduce en principios de igualdad y orientación a las necesidades del otro.

También se ha puesto de manifiesto que aunque la familia ha cambiado mucho, en España sigue siendo un encuentro entre generaciones, donde los abuelos juegan un papel de “guardianes” de la estabilidad familiar.

La educación continúa en la escuela, donde se postula la conducta modélica del docente, el uso de las normas para ejercitar el autocontrol, la participación en la toma de decisiones, la promoción de la reflexión, la enseñanza de la empatía, de la solución y gestión de conflictos, el razonamiento prosocial, la regulación de las emociones, etc.

Asimismo, el “grupo de iguales” marca su socialización y actitudes. Y no olvidemos que la sociedad fomenta en los jóvenes la atracción por el riesgo y la sobrevaloración de sus propias capacidades.

Propuestas para mejorar:

-  Enseñar a “degustar” los valores. No enseñarlos ni imponerlos, darlos a probar como una forma de vivir la vida, de afrontar las situaciones y de actuar.

-  Dotar a los jóvenes, durante su educación, de un sentimiento de autoeficacia y competencia personal, fomentar su inteligencia social y emocional y desarrollar su capacidad de definir metas y creencias compatibles con los demás.

-  Dotar a los educadores de materiales, estrategias y recursos para que puedan desarrollar esta escuela de convivencia en el aula.

-  El voluntariado es una forma de entender la vida, de construir una sociedad más humana, de erradicar situaciones de exclusión social, de desvelar sus causas y de movilizar a las personas para eliminarla.

Fuente: universia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *