Cine, educación en valores y sexualidad


-  La construcciónde los valores y la necesidad de su educación
Cine y educación sexual

-  Listado de películas utilizadas como recursos pedagógicos en el programa de
“Aula de cine” desde 1998 hasta 2005

-  Programa de cine para la educación en valores

-  El cine invisible

-  Un siglo de cine, sexo y amor…

-  Fundación Sexpol: Aula de Cine para la Educación en Valores. Memoria

-  Aula de Cine: algunas opiniones expresadas por el profesorado en la evaluación final


Desde hace veintiséis años, la Sociedad Sexológica de Madrid y la Fundación Sexpol vienen desarrollando actividades dirigidas a la educación, fomento y divulgación de los derechos humanos y democráticos, especialmente, los enfocados a la implantación del respeto a una sexualidad y una afectividad plurales, diversas y placenteras, cuyo fin es conseguir mayores cotas de bienestar y salud de las personas y de los colectivos. Hace siete años, la Fundación Sexpol creó el Departamento de Cine, Educación y Cultura con el objetivo de seguir fomentando los valores humanos y democráticos utilizando el cine como recurso pedagógico y cultural.

Después de este tiempo de experiencias iniciales a través del programa AULA DE CINE PARA LA EDUCACIÓN EN VALORES dirigido a los centros de enseñanza y del programa CINEMATECA MUNICIPAL dirigido a las personas adultas, estamos en condiciones de afirmar la pertinencia del
cine como instrumento educativo y cultural y su eficacia en la difusión de los valores humanos y democráticos.

Hace décadas que la psicopedagogía estableció que el ser humano aprende a través de tres vías: 1. El aprendizaje por la experiencia directa, con el método del ensayo y error. 2. El aprendizaje vicario, con el método del modelado a través de los procesos de identificación e imitación. 3. El aprendizaje instrumental con el método de la memorización y la reflexión.

Las tres vías se utilizan toda la vida, con distinto grado de importancia
de unas a otras según las etapas de la vida y las condiciones sociales
y personales que se vivan. En las etapas infantil y adolescente, los
aprendizajes instrumental y vicario cobran singular importancia,
teniendo en cuenta que la experiencia directa suele estar muy limitada,
y en ellas el cine y la televisión se convierten en los cauces más
eficaces para la configuración de actitudes que marcarán el desarrollo
posterior del individuo.

El cine aporta al alumnado una cascada de
datos impresionante acerca de la pluralidad de culturas, sociedades,
formas de convivir y comportamientos que ninguna otra fuente de
información le ofrece, además, de manera tan directa, rigurosa, detallada
y, sobre todo, tan impactante. Para la educación en valores, lo
más importante es la impresionante capacidad de provocar la identificación
y la imitación a través de sus mitos y protagonistas. El alumnado
se identificará con los personajes, los hará suyos, se vinculará
afectivamente con ellos y luego imitará sus gestos, sus peinados, su
vestimenta y hasta su forma de hablar. Esta capacidad del cine para
modelar actitudes es un arma de doble filo, puede ser utilizada para
fomentar viejos valores antidemocráticos y patriarcales, como suele
ocurrir en la mayor parte de la producción cinematográfica comercial,
proyectando modelos ideales basados en el individualismo, la competitividad,
la violencia, la clase social, la cultura de género, la xenofobia,
etc. Todas recordamos las noticias de aquellos adolescentes detenidos
por hechos delictivos cometidos por la influencia de la película
“Asesinos natos” de Oliver Stone, o los niños que creían poder
volar vestidos de Superman o Batman y no digamos la influencia en
el comportamiento de tantos actores y actrices, resaltando los roles
femeninos y masculinos (la seducción erótica en ellas y la dureza viril
en ellos).

Con la misma eficacia pedagógica podemos usar el cine
para el fomento de otros valores, mediante películas del cine independiente,
socialmente comprometido, interesado en mostrar al ser
humano fielmente, con sus virtudes y defectos, con lo mejor y lo peor
de sí mismo, denunciando los excesos del poder en cualquier orden y
nivel y resaltando la defensa de los derechos humanos y los valores
positivos de igualdad, justicia y fraternidad. A lo largo de estos siete
años, los programas de la Fundación Sexpol han sacado partido de
películas como “El Color del Paraíso”, “Billy Elliot”, “Las Mujeres
de verdad tienen curvas”, “Election”, “Osama”, “Thirteen” y tantas
otras que nos permite disponer de una inagotable fuente de enseñanza
y cultura. Este número de la revista SEXPOL lo hemos dedicado
monográficamente a resaltar y difundir la importancia del cine como
recurso docente y cultural con el ánimo de invitar a todas las personas,
especialmente por su función a los políticos y profesorado, a que
lo utilicen y lo divulguen para aumentar el bienestar de las personas
y el progreso social de la población.

Todos sabemos que los males y
defectos de una sociedad se pueden intentar paliar
con medidas de todo tipo, sanitarias, penales, económicas,
etc. pero sólo se pueden abolir a largo
plazo con una constante y paciente labor educativa
y cultural.

Cine, educación en valores y sexualidad - 1.5 MB

Cine, educación en valores y sexualidad


Revista Sexpol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *