Atlas medioambiental 2008

El Atlas se articula en dos grandes ejes: “Las amenazas del planeta” y “Lo que puede salvarlo”, además de un anexo, realizado por Greenpeace España, en el que se analiza la situación del medio ambiente en nuestro país.

Según Ignacio Ramonet, director de Le Monde diplomatique: “Tan solo hace unos años, se ignoraba a los ecologistas o incluso se les ridiculizaba. Hoy todos los gobernantes y los medios de comunicación se preocupan por los peligros que acechan a la humanidad. Muchas de las amenazas medioambientales provienen directamente de las políticas de crecimiento económico propugnadas por la globalización neoliberal”.

En el capítulo Las amenazas del planeta se revisan los factores generales de la degradación del medio ambiente. Se revisan los datos de las principales catástrofes ecológicas de las últimas décadas y se desarrollan temas centrales de la situación actual como la dependencia energética del petróleo, la expansión urbana, la degradación de los suelos cultivables o los peligros de la energía nuclear.

Dentro de las amenazas actuales, el cambio climático ocupa un lugar central, y se abordan tanto sus efectos medioambientales (deshielo polar, desastres metereológicos, bosques en retroceso, sequías, extinción de especies, capa de ozono, etc.) como sus consecuencias sociales (refugiados ambientales, cambios agrícolas forzosos o peligro de desaparición de las costas).

En el segundo eje, Y lo que puede salvarlo, se plantean iniciativas para contribuir a cambiar la tendencia en la degradación medioambiental en temas tan fundamentales como energías renovables, tratamiento efeciente de los residuos y del agua, alimentación, etc. Se subraya la importancia del respeto a los compromisos internacionales; se recomienda la adopción del principio general de “quien contamina,paga”, y se ofrecen ejemplos concretos de todas estas iniciativas a lo largo de todo el planeta.

Finalmente en el capítulo El medio ambiente en España, se abordan los principales problemas ambiantales desde una perspectiva específicamente española como gestión del agua, energías renovables, contaminación por hidrocarburos, tratamiento de basuras, incendios forestales o la agresión urbanística a las costas..

“Lejos del alarmismo, este Atlas, responde a una mirada rigurosa de la realidad en la que estamos envueltos para, a través de la misma, hacer una llamada urgente al cambio”, ha declarado Juan López de Uralde, director de Greenpeace y autor del prólogo al anexo español.

Greenpeace y Le Monde diplomatique

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *