Abro, juego y aprendo con Betty y Nemo. Una experiencia educativa en la lucha por la No Discriminación de niñas y niños viviendo con SIDA.

Desde Antofagasta (Chile), la “Agrupación Nueva Aura” nos cuentan que están con la idea de evaluar el impacto
obtenido por el proyecto “Abro, Juego y Aprendo con Betty y Memo”; iniciativa realizada en el marco del Proyecto, Co – Gestionado entre VIVO POSITIVO
y CONASIDA, No Discriminación hacia PVVIH en el ámbito educacional. Dicha evaluación tiene como objetivo, después de dos años de trabajar por la
No Discriminación de los/las niños y niñas que viven con VIH en edad pre Escolar, sistematizar el éxito de esta experiencia. En los dos años que lleva
el proyecto de Betty y Memo, son cerca de mil los niños/as que han participado en este Módulo Educativo que fomenta la No Discriminación de PVVIH
en particular, y la de todos aquellos que son diferentes, pues busca entregar valores como la aceptación, el autocuidado y la comunicación al interior de
las familias. De hecho, las Educadoras de Párvulo que participan de la iniciativa, han destacado que las intervenciones realizadas por los integrantes de
Nueva Aura, han logrado la participación de todos los integrantes de las familias, sobre todo de los menores, lo que no ocurre con otros programas de
similares características. Para el 2007, esta agrupación se prepara para continuar trabajando por la No Discriminación. Actualmente lleva adelante dos
proyectos: Levantar información sobre el Comercio Sexual Masculino en la ciudad de Antofagasta y realización de dos videos de prevención, con énfasis
en la No Discriminación de PVVI


“ABRO , JUEGO Y APRENDO CON BETTY Y MEMO”, es un módulo educativo tendiente a la No Discriminación de niños y niñas viviendo con VIH – SIDA entre 4 y 6 años. De igual modo, este módulo hace partícipes de la experiencia de aprendiaje a los apoderados de los párvulos, como también a todo el personal que labora en las unidades educativas beneficiarias, entregándoles información básica del VIH-SIDA, cómo opera en el organismo y cómo, eventualmente, puede dañar a los niños. Por otro lado, en los menores el proyecto estuvo centrado en enseñarles a no discriminar a los niños que viven con esta enfermedad.

Para llegar a los párvulos, se utilizó a dos personajes ficticios, Betty y Memo, que representan a dos niños de cinco años. Ella vive con el VIH y se siente discriminada. El la ayuda a insertarse y para ello pide la ayuda de los menores. Además, hay juegos, canciones y dinámicas sobre el tema.

Esta es la primera vez que se aplica un plan educativo de este tipo en párvulos del país, por lo que desde el Ministerio del Salud se monitoreó de cerca los avances. En este momento, se encuentra en evaluación la posibilidad de replicarlo a lo largo del país, dado los positivos resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *